Menu
15/11/2018

El Tribunal de La Haya falló a favor de Chile en su diferendo territorial con Bolivia

Arica, Oct.5.– Chile y Bolivia experimentaron este lunes una jornada histórica en su centenaria disputa territorial iniciada con la Guerra del Pacífico en 1879. El Tribunal de La Haya (la Corte Internacional de Justicia) falló el lunes 1º de octubre en contra de la pretensión de Bolivia de obligar a Chile a negociar un acceso soberano de Bolivia al Océano Pacífico, bajo las condiciones planteadas por el gobierno de Evo Morales mediante una demanda presentada hace cinco años, la cual fue rechazada por 12 votos contra tres.

Chile “no está obligada jurídicamente a negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el Estado plurinacional de Bolivia”, señala el fallo, que fue leído por el presidente del tribunal internacional, Abdulqawi Ahmed Yusuf. Al conocerse la noticia, la población de la ciudad chilena de Antofagasta, cerca de la frontera con Bolivia, se echó a la calle en explosión de júbilo para celebrar el fallo del tribunal. Los dos países habían vivido pendientes de esta resolución todos estos años.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, difundió un mensaje a través de la televisión, acompañado por las presidentas del Congreso y del Senado, y por el presidente del Tribunal Supremo, entre otras autoridades: “Es un gran día para Chile, y para el Derecho Internacional, para el respeto a los tratados internacionales, y para la sana y pacífica convivencia entre los países”.

El fallo del tribunal representa un duro revés para el presidente boliviano Evo Morales, que ha tensado al máximo las relaciones con Chile por el conflicto de soberanía.

Los obispos de los dos países hicieron una declaración conjunta, llamando a la concordia, independientemente de cuál haya sido la decisión del Tribunal: “Queremos recordar que somos dos pueblos hermanos, unidos por la fe y por la experiencia de comunión, de fraternidad y solidaridad que caracterizan nuestras relaciones mutuas y las de nuestras iglesias”, dijeron los prelados chilenos y bolivianos.

La resolución tiene algo de metáfora sobre la maldición del chavismo en América: de la boyante alianza bolivariana que un día tejieron los presidentes Chávez (Venezuela), Correa (Ecuador), Ortega (Nicaragua), Castro (Cuba) y Morales (Bolivia) cuando Venezuela nadaba en multibillonarios ingresos petroleros, solo Evo Morales y Daniel Ortega sobreviven en el poder, y ninguno de ellos puede sentir la tierra firme bajo sus pies, con una Venezuela que bajo el mandato del Presidente Maduro ha dejado de ser el generoso mecenas de antes. 

La habitual agresividad del castrocomunismo chavista no da frutos sino que perjudica a los países que lo padecen. Mientras Bolivia, Perú y Chile mantuvieron negociaciones pacíficas, se desarrollaron diversas opciones para concederle a Bolivia una salida al mar, las cuales habían alcanzado un grado bastante avanzado y prometedor de un futuro acuerdo. Con anterioridad se había llegado a un principio de acuerdo por el cual Chile le cedería a Bolivia una franja de tierra a lo largo de la frontera con Perú, excluyendo un corredor a lo largo de la Carretera Panamericana por el cual Chile conservara frontera con Perú, además de Bolivia (o "frontera tripartita"), como puede verse en el mapa que sigue. Además, es justo subrayar también que los bolivianos ya contaban con un trozo de costa a menos de 20 minutos en automóvil, una franja de cinco kilómetros de largo y menos de un kilómetro de ancho que Perú le cedió al país vecino en 1992 por 99 años, conocido como Bolivia Mar.

Pero el Gobierno de Evo Morales optó por el litigio en el Tribunal de La Haya y echó por tierra muchas décadas de negociaciones, las cuales estaban destinadas a despertar un ambiente de buena voluntad con Chile y Perú para lograr esa ansiada salida al mar. Con esa agresividad anularon posibilidades alentadoras de un acuerdo pacífico beneficioso para el país.