Menu
17/10/2019
A+ A A-

El autor de la masacre de Noruega: fue algo 'atroz' pero 'necesario'

Anders Behring BreivikAnders Behring Breivik

'Probablemente le llevó un largo periodo de tiempo preparar el ataque' | Colgó un manifiesto y un vídeo en internet el día antes de los ataques | Espera ser visto 'como el mayor monstruo desde la Segunda Guerra Mundial' | La policía ha registrado una granja arrendada por Behring hace dos meses | Al menos 92 personas perdieron la vida en el doble atentado en el país

Anders Behring Breivik, el autor del doble ataque contra el Gobierno noruego que ha provocado la muerte de al menos 92 personas y ha dejado cerca de un centenar de heridos, ha confesado que su actuación fue "atroz" pero necesaria, según ha declarado su abogado defensor este sábado.

"Ha dicho que él creyó que sus acciones eran atroces pero que en su cabeza resultaban necesarias", ha asegurado su abogado, Geir Lippestad, en la televisión noruega TV2. Además, el letrado ha asegurado que "probablemente fue planificado durante un periodo largo de tiempo". Desde Francia, su padre se ha confesado en estado de shock tras leer las informaciones sobre los crímenes de su hijo, con quien no mantienen contacto desde 1995, según publica el diario Verdens Gang.

Durante el interrogatorio policial ha asegurado que actuó en "solitario", en contra de los testimonios de al menos dos supervivientes que apuntaban a la existencia de un cómplice, extremo que los investigadores estaban tratando ayer de confirmar.

De Sang-Namdo a Oslo: los peores tiroteos de los últimos 20 años

El tiroteo que ha supuesto la muerte de 84 personas en la isla de Utoya tras la explosión de una potente bomba en Oslo ha vuelto a poner este tipo de ataques en las portadas de todo el mundo. A continuación, una recopilación de los peores tiroteos en todo el mundo durante los últimos 20 años:

Corea del Sur, abril de 1982. El oficial de policía Woo Bum Kong atacó con rifles y granadas la localidad de Sang-Namdo mientras estaba borracho. Mató a 57 personas e hirió a otras 38 antes de suicidarse.

Reino Unido, 19 de agosto de 1987. Michael Ryan, un joven de 27 años fanático de las armas, atacó la localidad inglesa de Hungerford, mató a 16 personas, hirió a 11 y después se quitó la vida.

Francia, julio de 1989. Un granjero disparó a mató a 14 personas, entre ellas miembros de su familia, en la localidad de Luxiol, cerca de la frontera con Suiza. Fue capturado por la policía herido.

Canadá, diciembre de 1989. Un joven de 25 años seguidos de películas de guerra y obsesionado con las mujeres mató a 14 en un tiroteo en la Universidad de Montreal. Después se suicidó.

Nueva Zelanda, noviembre de 1990. Un solitario amante de las armas mató a 11 personas, entre ellas niños, en un ataque que duró 24 horas en la localidad de Aramoana. Fue abatido por la policía.

Francia, septiembre de 1995. Tras una pelea con sus padre, un joven de 16 años mató con un rifle a 16 personas durante una carrera mortal antes de suicidarse.

Reino Unido, marzo de 1996. Thomas Hamilton entró en una escuela primaria de la localidad escocesa de Dunblane y mató a 16 niños y a su profesor antes de dispararse a sí mismo.

Estados Unidos, abril de 1999. Dos adolescentes fuertemente armados atacaron el instituto Columbine de Denver, donde estudiaban, y mataron a 13 compañeros y miembros del personal. Después se suicidaron.

Estados Unidos, julio de 1999. Un hombre armado asesino a nueve personas en dos locales distintos antes de asesinar a su esposa y a sus dos hijos. Se suicidó cinco horas después de los tiroteos.

Nepal, junio de 2001. Ocho miembros de la familia real nepalí fueron asesinados en palacio por el Príncipe Dipendra, quien después se disparó un murió varios días más tarde. A los pocos días falleció su hermano menor, que aumentó el número de víctimas a 10.

Alemania, 26 de abril de 2002. En Erfurt, al este del país, el joven de 19 años Robert Steinhauser abrió fuego después de negar a hacer un examen de matemáticas. Mató a 12 profesores, un secretario, dos estudiantes y un policía en el Gimnasio Gutenberg Gymnasium antes de suicidarse.

Estados Unidos, 16 de abril de 2007. La Universidad de Virginia Tech se convirtió en el escenario del peor tiroteo en la historia del país cuando Cho Seung-Hui atacó y mató a 32 personas. Después se suicidó pero antes de ello envió a varias cadenas de televisión el testimonio gráfico -vídeo y fotos- de su preparación para la masacre.

Finlandia, 7 de noviembre de 2007. Pekka-Eric Auvinen mató a seis estudiantes de su propio centro, Jokela High School, a la enfermera y al director con una escopeta antes de suicidarse.

Finlandia, 23 de septiembre de 2008. Es estudiante Matti Saari inició un tiroteo en un colegio de Kauhajoki, al noroeste de Finlandia, y mató a nueve estudiantes y a un trabajador antes de suicidarse.

Alemania, 11 de marzo de 2009. Un joven de 17 años armado y vestido con ropa de combate negra asesinó a nueve estudiantes y tres profesores en un colegio cerca de Stuttgart. Después mató a otra persona en una clínica cercana. Finalmente murió en un tiroteo con la policía en el que también fallecieron dos peatones y dos policías fueron heridos. El número total de muertos ascendió a 16.

Reino Unido, 2 de junio de 2010. Derrick Bird abrió fuego en la localidad de Cumbria, asesinó a 20 personas e hirió a otras 11. Después se suicidó.

Eslovaquia, 30 de agosto de 2010. Un hombre abrió fuego contra una familia y mató a seis de sus miembros y a otra mujer en Bratislava antes de suicidarse. En el tiroteo hubo también 14 heridos.

Noruega, 22 de julio de 2011. La policía arresta al presunto culpable de una explosión en Oslo y un posterior tiroteo en un campamento juvenil del Partido Laborista en la isla de Utoya. La cifra de víctimas asciende a 84 muertos en el tiroteo y 91 en total.

La Policía ha señalado que el acusado está "cooperando", aunque ha rechazado explicar el porqué de su actuación. Lippestad ha señalado que su cliente quiere detallar sus acciones el lunes en una audiencia en la corte y que incluso ha solicitado que no sea a puerta cerrada.

El terror se desató el viernes hacia las 15.26 horas, cuando una gran explosión en el centro gubernamental de Oslo estremecía a la tranquila sociedad noruega. Apenas dos horas después, un hombre -que fue arrestado e identificado más tarde como Anders Behring Breivik- abría fuego en la isla de Utoya, a unos 20 kilómetros de la capital, donde se celebraba un campamento con jóvenes adolescentes simpatizantes del partido laborista.

El último balance de víctimas recoge que en el primero de los ataques murieron 7 personas, mientras que en el segundo, al menos otras 85 perdieron la vida. No obstante, un portavoz de las fuerzas de seguridad ha reconocido que aún hay cadáveres sin recuperar en los edificios del Gobierno, al tiempo que se mantiene la búsqueda en la isla de otras "cuatro o cinco personas desaparecidas". También la investigación sobre los crímenes sigue su curso. Esta misma mañana se ha desarrollado una operación policial en el distrito de Sletteloekka de Oslo, a unos 8 kilómetros del centro de la capital y su complejo gubernamental donde el pasado viernes estalló un coche bomba, pero ha finalizado sin resultados. Se detuvo en un primer momento a seis personas pero finalmente fueron liberadas tras descartarse su implicación.

Según el abogado Lippestad, el detenido ha explicado "la seriedad del asunto, la increíble amplitud de heridos y muertos. Su reacción fue asumir que era cruel ejecutar esos asesinatos, pero en su opinión esto era necesario".

Lippestad ha contado que Behring ha admitido su responsabilidad en los ataques, no negó nada de lo que hizo y se prestó a colaborar con la investigación, "aportar evidencias", así como el móvil que le llevó a perpetrar la masacre. Sobre la preparación del doble ataque, el abogado afirmó que el detenido planeó "durante muchos años" cómo ejecutar su matanza.

Registro de una granja arrendada por Behring

Anders Behring Breivik seguirá prestando declaración ante las autoridades noruegas a lo largo de este domingo. Sin embargo, los trabajos de investigación no se detienen y esta madrugada un equipo forense de la policía han registrado una pequeña granja arrendada por Behring hace dos meses en la aldea de Aasta, a unos 160 kilómetros de Oslo.

La casa presenta un aspecto idílico, situada en medio de un bosque de pinos y a las orillas del río Glomma. Enfrente de ella, sin embargo, se puede apreciar media docena de sacos de fertilizante, que pudieron ser adquiridos por el detenido a través de la empresa de cultivo de vegetales que posee.

Una de las hipótesis que baraja la policía es que Anders Behring podría haber empleado sustancias fertilizantes para elaborar el artefacto explosivo que detonó en la capital, si bien no pueden confirmar este punto ya que se encuentra analizando los restos de la bomba que estalló en el centro de Oslo.

Arild Tangen, un taxista que trasladó el jueves a Behring desde la estación de tren de Rena hasta la granja ha contado que parecía "un hombre de negocios que venía de hacer su trabajo. Nunca habría imaginado que pudiera hacer algo así", ha dicho a los periodistas.

Sin embargo, Behring no residía en esta granja, sino en un tranquilo barrio de clase media en el centro de Oslo, cuyos vecinos no le creían capaz de hacer algo semejante. Uno de ellos, sin embargo, ha manifestado que sus ideas están en alza en Noruega.

Manifiesto revelador de 1.500 páginas

El autor confeso de los ataques redactó antes de los mismos un "manifiesto" de 1.500 páginas y lo publicó en Internet, según ha informado la agencia de noticias NTB. El libro fue publicado con el título '2083. A European Declaration of Independence' bajo el seudónimo Andrew Berwick. Del contenido del libro se puede extraer que el presunto autor de los ataques preparaba su actuación desde hacía varios años, aunque su dedicación fue especialmente intensa desde el otoño de 2009.

El texto gira en torno a la "guerra de razas" y la pregunta de cómo puede liberarse Europa de los inmigrantes. Anders Behring Breivik evoca el "uso del terrorismo como un medio para despertar a las masas" y escribe que espera ser percibido "como el monstruo más grande desde la Segunda Guerra Mundial".

La última nota dice: "Creo que es la última entrada que escribo. Es viernes 22 de julio, 12:51".

Unas dos horas y media después explotaba una bomba en el distrito gubernamental de Oslo -destrozando las oficinas del primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, y varios edificios gubernamentales- que dejó al menos siete personas muertas. Poco después el atacante abrió fuego en un campamento juvenil en la isla de Utoya y mató a al menos 85 jóvenes. Finalmente el noruego de 32 años fue detenido, sin ofrecer resistencia, por las fuerzas especiales antiterroristas.

Vídeo sobre sus ideas

El diario 'VG' también indica en base a fuentes policiales que el hombre habría confirmado en el interrogatorio que había publicado ese material en Internet. Además incluye un vídeo colgado en YouTube con un "resumen" de estas ideas y en el que él mismo se identifica con los caballeros templarios.

Las imágenes, de unos 14 minutos de duración, describe supuestamente los ataque que iba a perpetrar, según informa la cadena TV2 citando a fuentes policiales.

En el vídeo, que fue retirado el sábado por la noche de You Tube, el asesino se compara con los caballeros templarios y anima a sus seguidores a participar en una guerra contra el marxismo y el Islam.

En el minuto 12, aproximadamente, Brevik aparece en una fotografía armado con un rifle automático, vestido con un traje de neopreno y con un parche en el brazo en el que pone 'Cazador de Marxistas'.

Un noruego de extrema derecha

El único detenido hasta el momento en relación con los dos ataques contra el Gobierno noruego, Anders Behring Breivik, es un hombre de 32 años, procedente y residente en Oslo y con un perfil ultraderechista e islamófobo.

Behring Breivik militó en el partido de la derecha populista, el Partido del Progreso (FrP), entre 1999 y 2006 y llegó a ser responsable local del movimiento juvenil de esta formación entre 2002 y 2004.

Según la cadena TV2, Behring Breivik habría sido sido detenido en 2001 por posesión de armas y explosivos. Actualmente, tenía al menos dos armas registradas y le gustaba cazar.

Según un testigo del tiroteo, el vigilante Simon Brænden Mortensen, llevaba una pistola y un rifle y se identificó como policía cuando asaltó la isla de Utoya, a la que llegó en un bote de los organizadores que cogió al dejar una camioneta plateada.

También contaba con una cuenta en Twitter que tiene un único mensaje del pasado 17 de julio: "Una persona con una creencia equivale a la fuerza de 100.000 que sólo tienen intereses".

Anders Behring Breivik tenía una empresa dedicada al cultivo de vegetales, lo que le dio acceso a las seis toneladas de productos fertilizantes que compró en el mes de mayo en una tienda especializada.