Menu
19/03/2019
A+ A A-

ATACAR O ESPERAR, HE ALLÍ EL DILEMA

Luego del terrible apagón de 40 unas horas ocurrido en Venezuela, la indignación del pueblo ha llegado a un límite extremo de odio, frustración, rabia e impotencia, difícil de avaluar y medir; contra el régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Podría decirse que, se estaría llegando al límite de la paciencia del pueblo sometido de Venezuela por la fuerza de las armas; el cual podría llegar a un límite de intolerancia extrema; que le obligue salir a la calle, a que lo traten de matar, para salir de una vez por todas de esta pesadilla, jamás vivida en una nación latinoamericana. Y hasta me atrevería afirmar que a nivel mundial.

Esta solución no es la que deseamos ni apoyamos, puesto que existen otras soluciones sobre la mesa de los políticos, al frente de la resistencia y oposición venezolana, menos dantescas como la mencionada, a la cual se podría acudir y utilizar en casos extremos, como al que estaríamos llegando, por la tozudez e irresponsabilidad de los dirigentes del régimen, entre los cuales, el régimen cubano, estaría últimamente muy activo, reclutando a jóvenes cubanos a integrarse al ejército cubano para llevarlos a Venezuela a defender al régimen de los marxistas leninistas venezolanos. Algo nunca jamás visto en la región.

Sin duda alguna que el régimen dictatorial de Cuba está total y profundamente inmerso en la suerte del destructivo proyecto comunista del  “Socialismo del Siglo XXI”, en Venezuela. Esto está plenamente confirmado y refrendado; dado que la revolución cubana, con Fidel Castro como líder, eligió a Venezuela, como su prostituta o “perra”,  que los mantiene económicamente. Seria por ello, que quizás, el uso de la fuerza armada, para desalojar a Nicolás Maduro del poder, podría estar siendo pensado con suma cautela y exhaustiva investigación de parte de los EE. UU... y sus aliados, en una lucha inédita, en la cual llevamos 20 años, y ésta, no termina de definirse.

China y Rusia, saben perfectamente de esta situación con Cuba como actor regional importante y fundamental para sus intereses políticos, diplomáticos, culturales, sociales y económicos, puestos que estos mismos países (China y Rusia), hasta han financiado y exhortados a la dictadura de esta nación cubana, a introducir al marxismo leninismo en América. El régimen de Cuba representa para ellos,  la puerta de entrada del comunismo al mundo libre de América, lo cual es decir bastante. Es por ello, que en un artículo anterior, dejo entrever que existe un juego político, cultural, económico y social a nivel mundial, el cual China y Rusia alimentan permanentemente, para intentar destruir diplomática y económicamente a los EE.UU., y a la Unión Europea, para así intentar desplazar a los EE.UU., de la cima del mundo.

Es por ello, que lamentablemente, para Venezuela, el marxismo leninismo mundial, la ha señalado e intentan utilizarla como un factor determinante en esta lucha soterrada, entre las grandes potencias del mundo.

Por supuesto que esto, no lo van a admitir abiertamente ni los rusos ni los chinos,  quienes solo se referirán a oportunidades comerciales a nivel mundial, en el mundo da los negocios, al cual se consideran con el libre derecho a participar.

Para el régimen de la dictadura de Cuba, Venezuela ha significado, simplemente un enorme salvavidas, que han venido inflando desde hace tiempo, y que ha resultado su salvador para evitar la quiebra económica, social y política de esa nación, gracias a la cuantiosa ayuda que Venezuela le ha brindado y sigue aun brindándole al régimen dictatorial de Cuba.

Es muy probable que se necesite y se produzca, una invasión militar a Venezuela de parte del mundo libre, para sacarla de las garras del marxismo leninismo. No obstante, dados los diferentes factores y múltiples  internaciones en juego, tal invasión debe ser perfectamente planificada, programada y ejecutable exitosamente, razón por la que es necesario prepararla y analizarla concienzudamente, para evitar en un gran fiasco mundial, tal como resultó la invasión a Cuba por Bahía de Cochino,  donde prácticamente los cubanos revolucionarios, masacraron a sus paisanos, puesto que el Entonces presidente de los EE.UU., John F. Kennedy, se negó a enviar marines en tal incursión.

Supongo que por lo que he afirmado, de acuerdo con mi interpretación de la situación y realidad actual, pienso que la decisión no se acaba de tomar, puesto que se trata de algo, incluso más serio y más complejo, de lo que resultaba expulsar de Cuba a la recién instalada dictadura de la revolución cubana, a principios de los años sesenta del siglo XIX pasado.

Esperar o atacar, según se dice y comenta, sería una decisión final y responsabilidad personal de parte del presidente de los EE.UU., Donald Trump, quién además de todos los problemas personales y mundiales que tiene, aunado al acoso político del partido político de los democracitas, y vistas las próximas elecciones presidenciales para el próximo año 2020 en los EE.UU., cuyo proceso prácticamente  se  inició; nos da una oportunidad de estimar que si se va a invadir militarmente a Venezuela; esto deberá suceder tan pronto, como sea posible, y mucho antes de las elecciones presidenciales de los EE.UU.. Esto, por supuesto, a objeto que le dé tiempo a esa nación de reponerse y realizar sus elecciones presidenciales, cuando los nubarrones de la guerra, se hayan disipado en gran medida.  Amanecerá y veremos.