Menu
18/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Discriminación sin fronteras

Re: Discriminación sin fronteras 29 Sep 2011 14:12 #3992

  • camilo clerico
  • camilo clerico's Avatar
cuba se esta abriendo mas digamos mentalmente.esta mirando mas las nesecidades de cambio y lo esta haciendo para su pueblo,como mencinavas salidas.pero tmb estan entrando cosas que no estaban digamos tecnologia ligada a la informacion y globalizacion.podemos estar a favor o en contra politicamente pero que esta cambiando para bien es un echo y que le es dificil y savemos las travas historicas y actuales que tiene para su comercio,mercado ect.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:Discriminación sin fronteras 17 Sep 2011 14:09 #3967

Es que en la propia naturaleza del comunismo totalitario está el germen insano de la discriminación. Resulta un fenómeno muy dañino en el escenario social, pero es así.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Discriminación sin fronteras 16 Sep 2011 18:08 #3962

  • Pedro Corzo
  • Pedro Corzo's Avatar
  • DESCONECTADO
  • Mensajes: 95
  • Gracias recibidas 4
Los fla­ge­los de la dis­cri­mi­na­ción y la repre­sión están pre­sen­tes en toda socie­dad. No impor­tan el nivel de desa­rro­llo eco­nó­mico ni la soli­dez del estado de dere­cho. El indi­vi­duo y la comu­ni­dad siem­pre están suje­tos a ser objeto del abuso de los pode­res públi­cos y pri­va­dos, pero bajo las con­di­cio­nes excep­cio­na­les que pri­man en un estado tota­li­ta­rio ambos con­cep­tos se mani­fies­tan en toda su dimen­sión, al extremo que tien­den a con­fun­dirse y per­der sus res­pec­ti­vas connotaciones.

La dis­cri­mi­na­ción y la repre­sión que aborda este tra­bajo, no es la indi­vi­dual, la que una enti­dad no guber­na­men­tal, natu­ral o jurí­dica, aplica con­tra otros indi­vi­duos, sino la ofi­cial, la que un estado ins­ti­tuye con­tra la per­sona y la comu­ni­dad, para impe­dir el libre curso de las opi­nio­nes y en con­se­cuen­cia el disen­ti­miento u oposición.

El ciu­da­dano cubano padece todo tipo de opre­sión y seria válido supo­ner que cuando el indi­vi­duo decide aban­do­nar el país ésta ter­mine, pero en la isla no es así. El gobierno con­si­dera trai­dor a todos los que deci­den asu­mir su pro­pio des­tino y rom­per con la tutela ofi­cial, por eso el futuro expa­triado tiene que expiar la culpa pade­ciendo todo tipo de veja­men. La expul­sión de cen­tros de estu­dios o labo­ra­les. Le entrega de todo tipo de bie­nes y la espera de un per­miso de salida, con­vier­ten en ago­nía el arribo de un futuro incierto. El pro­ceso es lento. La vida se hace más pre­ca­ria y pen­diente de la volun­tad de un fun­cio­na­rio o de un vecino mal inten­cio­nado.

La par­tida es trau­má­tica. Dura. Deja­ción de pasado y las espe­ran­zas. Des­arraigo. Tocar el fondo de la exis­ten­cia e ini­ciar un periodo en deriva que por siem­pre se ignora cuando con­cluye, pero aun así, nos vamos con la casi cer­teza de que las pal­mas espe­ra­rán toda la eter­ni­dad.

Ini­ciar una nueva vida, pre­pa­rarse para nue­vos retos y asu­mir otra vez la res­pon­sa­bi­li­dad de la pro­pia exis­ten­cia. El país quedó allá. Está en la memo­ria, en los sen­ti­mien­tos y por eso se actúa de acuerdo a las con­vic­cio­nes y que­ren­cia. La tie­rra dejada se quiere, se tiene con uno al igual que su gente, sin que importe la reali­dad polí­tica en la que esta­mos todos inmersos.

Un día deseas ir a ver a los tuyos y hacer reali­dad los rega­los que te dan los sue­ños. Vives en liber­tad y en el dis­frute de tus dere­chos, pero cuando deci­des regre­sar sobre lo andado cho­cas con el pasado.

El nuevo pasa­porte es cos­toso. El boleto para via­jar supera los pla­nes y el humi­llante per­miso para entrar al país es tam­bién de un valor que hace vaci­lar el pre­su­puesto. Pero no es todo. Puede que venga la repre­sión como carga de machete. Depende de cual haya sido tu con­ducta en el exterior.

Dis­cre­ción, silen­cio, olvido del pasado y ceguera total ante el pre­sente pue­den ser con­si­de­ra­dos fac­to­res posi­ti­vos para reco­no­cer tus dere­chos de regre­sar a la tie­rra de tus padres. Escri­tos, mani­fes­ta­cio­nes, pro­tes­tas, cues­tio­na­mien­tos a la dic­ta­dura o sus aso­cia­dos, es la espada que hace tri­zas pasaje, pasa­porte y rega­los. La garra del tota­li­ta­rismo hace de esa manera sen­tir su ponzoña.

Para muchos exi­lia­dos es muy difí­cil librarse de la pre­sión que gene­ran las auto­ri­da­des cuba­nas. La pro­tec­ción con­su­lar que debe dar todo país a sus nacio­na­les en el extran­jero esta supe­di­tada a la posi­ción polí­tica. Los dere­chos siguen con­cul­ca­dos. No importa que se esté fuera de la patria, se cons­tata una vez más que en la isla solo cuenta la volun­tad de los que gobier­nan. La reali­dad es cruel pero no se puede igno­rar. El tota­li­ta­rismo insu­lar sigue cer­ce­nando dere­chos y opor­tu­ni­da­des, sin impor­tar fronteras.

Hay que admi­tir que el régi­men es con­se­cuente y parte de su com­pro­miso es hacer sen­tir fra­gi­li­dad e inde­fen­sión ante su pode­río. Para lograrlo invierte cuan­tio­sos recur­sos en una efi­ciente buro­cra­cia y en una clien­tela polí­tica que se presta a todas sus manio­bras. Son sus reglas. La dis­cri­mi­na­ción tras­ciende las fron­te­ras del país de ori­gen y el patrón de todo y todos no ha olvi­dado el pecado ori­gi­nal en que se incu­rrió. El trai­dor, el apá­trida, lo seguirá siendo por siem­pre salvo que tenga la dis­po­si­ción de acep­tar que los dere­chos natu­ra­les son pri­vi­le­gios que otor­gan los que gobiernan.

Como con­tra­parte una columna ver­te­bral fle­xi­ble y una moral nutrida en la men­tira, per­mite dis­fru­tar de cier­tas opor­tu­ni­da­des. El silen­cio cóm­plice es bien retri­buido. Via­jes, aten­cio­nes y per­mi­sos espe­cia­les y hasta la posi­bi­li­dad de con­ver­tirse en socio empre­sa­rial del régi­men si hay dis­po­si­ción a seguir mudo y ciego ante la situa­ción. La mili­tan­cia, la cri­tica al exi­lio y sus actos pue­den trans­for­mar en héroe ofi­cial el anti­guo “trai­dor”. Un cola­bo­ra­dor siem­pre listo para acu­sar, deni­grar y entor­pe­cer la labor de aque­llos que están a favor de la demo­cra­cia en Cuba, sin que importe la nacio­na­li­dad del defensor.

Tam­poco se puede olvi­dar a los agen­tes. Indi­vi­duos entre­na­dos para espiar, orga­ni­zar cam­pa­ñas y neu­tra­li­zar enemi­gos. Esos, jun­tos a los fun­cio­na­rios de las sedes diplo­má­ti­cas, son los mas peli­gro­sos por­que esta­ble­cen con­tac­tos con per­so­nas y agru­pa­cio­nes que tie­nen apro­xi­ma­cio­nes ideo­ló­gi­cas o de cual­quier tipo con el régi­men cubano.

Entre comer­cian­tes sin escrú­pu­los, mer­ce­na­rios polí­ti­cos, agen­tes y ton­tos útiles se sus­tenta la repre­sión extra­te­rri­to­rial que tie­nen su mejor aliado en orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les que reci­ben cuan­tio­sos fon­dos para mon­tar cam­pa­ñas favo­ra­bles al gobierno de La Habana y de des­cré­dito a quie­nes lo recha­zan. Los par­ti­da­rios de estas agru­pa­cio­nes pue­den actuar en su momento como genui­nos miem­bros de Bri­ga­das de Res­puesta Rápida en el exterior.

Un aspecto poco abor­dado en los con­tro­les que ejerce el estado cubano sobre sus ciu­da­da­nos que resi­den en el exte­rior incide direc­ta­mente en la ayuda de fami­lia a fami­lia. Una per­sona que viaja al exte­rior tiene que pagar $ 150.00 para obte­ner el per­miso de salida, una carta de invi­ta­ción que cuesta $140.00 y pagar $150.00 por cada mes que per­ma­nece fuera del país. El costo del pasaje es muy supe­rior a los pre­cios del mer­cado y está el reque­ri­miento de com­prar otro boleto com­pleto para el regreso a Cuba si se ha estado más de 30 días fuera del país .Por otra parte cuando el gobierno, único auto­ri­zado para efec­tuar el cam­bio de moneda, hace una trans­fe­ren­cia, cobra un impuesto del 20%. Por supuesto que estos gra­vá­me­nes los paga el que reside en el exte­rior, es con­tra nues­tros bol­si­llos donde actúa esa discriminación.

Esa segre­ga­ción tam­bién se refleja en la ayuda mate­rial, medi­ci­nas, ropa y cal­zado que se remite a Cuba. Mien­tras una libra a Colom­bia cuesta $2.50, a Vene­zuela fluc­túa en $4.00, un bulto de una libra a las isla de los Cas­tro es de alre­de­dor de $15.00. Un exce­lente nego­cio para el gobierno de Cuba y para aque­llos que en el exte­rior tie­nen algún tipo de aso­cia­ción eco­nó­mica con el totalitarismo.

Pero qui­zás la dis­cri­mi­na­ción mas real, directa y opro­biosa es la que padece el cubano que al fin viaja a la isla. El via­jante en el aero­puerto de par­tida siente una pre­sión real. Se habla mas bajo, no se pro­testa por las arbi­tra­rie­da­des sufri­das. Se está a expen­sas del cam­bio de humor de los agen­tes de viaje, el temor a la can­ce­la­ción de la par­tida hace presa de la mente de todos. La repre­sión una vez mas tras­ciende las fronteras.

Y en Cuba. La aduana. Las con­fis­ca­cio­nes. El miedo a una foto­gra­fía indis­creta, una con­ver­sa­ción o una mili­tan­cia olvi­dada. Una amis­tad “peli­grosa”, cual­quier suceso no grato a las auto­ri­da­des puede deter­mi­nar ser con­du­cido a un cuar­te­li­llo de la segu­ri­dad, ser arres­tado y en el mejor de los casos depor­tado. Esa es Cuba, donde siem­pre el ciu­da­dano está en peligro.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.249 segundos
Powered by Kunena Forum