Menu
15/07/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Migración internacional: un fenómeno multicausal

Migración internacional: un fenómeno multicausal 29 Ene 2011 00:19 #3542

El Triángulo Norte de Centroamérica --Honduras, Guatemala y El Salvador -- esta en disputa con México sobre quién tiene la responsabilidad de los secuestros y asesinatos de centroamericanos en México.
En el pugilato, que por suerte, no pasa de ser verbal, hay dos contendientes en el cuadrilátero. “En esta esquina” tenemos a Alden Rivera, de Honduras, y en la otra esquina a Rubén Beltrán, de México”. Los dos contendientes están en la categoría de peso incompleto, porque en la reunión multinacional efectuada el 22 de enero, no estuvieron los Cancilleres de los países en pugna; optaron por dejar la cuestión en manos de sus vicecancilleres.

Al término de la cita este fin de semana, acordaron activar un grupo de “alto nivel” sobre seguridad con énfasis en las agresiones del crimen organizado a fin de proteger a los migrantes en su ruta en búsqueda del “sueño americano”.

Pero el pugilato previo que se dio entre los dos vicecancilleres de Honduras y México, se forma cuando en esencia, el mexicano dijo: que “los males – secuestros y asesinatos de centroamericanos— no vienen de México”. Y el hondureño contestó que “los crímenes ocurren en México”.

Cada uno destaca con lo dicho la causa que deja libre de responsabilidad al Gobierno que representan. Cuando en realidad, los secuestros y asesinatos de migrantes centroamericanos que están de tránsito en México hacia Estados Unidos tienen el concurso de varias causas y no solo de una. Es un hecho complejo, de alcance multicausal y multinacional, que exige la participación nacional, binacional, regional y conjunta de todos los países involucrados, desde la nación de origen que expulsa a su connacional hasta el país extranjero de destino que atrae al migrante con o sin la debida documentación. Todo este proceso esta motivado, básicamente, por condiciones sociales y económicas, tanto en el origen como en el destino.

Ninguno de las declaraciones de los vicecancilleres dice lo suficiente, para describir, explicar, entrarle de lleno y resolver el problema migratorio, partiendo de la condiciones de rechazo que provocan la salida del compatriota que se va. No aclara el panorama que enfrenta los migrantes centroamericanos cuando en ruta hacia Estados Unidos tienen que transitar por un país que no es de su origen. La declaración de ambos Vice-Cancilleres, tampoco permite sentar en la mesa de negociaciones a Estados Unidos, el lugar de destino ansiado no sólo por migrantes nicaragüenses, salvadoreños, guatemaltecos y hondureños, sino también por los migrantes mexicanos. Pues todos esos migrantes, donde quieran que se encuentren, habitualmente se mueven y establecen sin la protección de autoridades competentes, y por eso con frecuencia son víctimas de abusos y violaciones, hasta llegar a perder la vida en muchos casos. Al verse en su totalidad, el problema realmente comienza en el país de origen, al obligarlos a irse de la tierra donde nacieron por razones mayormente económicas. Y en el camino, se le van agregado nuevos problemas propios de los países en tránsito. Hasta llegar al pase de la frontera y lugar de destino, parte última del recorrido que también suma problemas particulares.

La cita de los vicecancilleres, como un paso para intentar abordar el problema, debió centrarse en el lado hondureño, de la información siguiente para dar mejor cuerpo a los acuerdos de buena fe suscritos.

México es, y por más de medio siglo ha sido, el país del continente americano que expulsa más de sus nacionales hacia Estados Unidos. Y como tal, tiene una larga y rica experiencia migratoria. Sabe, mejor que los países centroamericanos, cuáles son las causas y efectos internos y externos de la migración internacional. De los mexicanos tenemos mucho que aprender.

En el mundo cerca de 150 millones de personas migran, de las cuales nueve millones son de nacionalidad mexicana. De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), el flujo migratorio neto anual en México se multiplicó en más de 10 veces en los últimos 30 años, hasta alcanzar más de tres millones de personas en la década pasada.

La migración de personas entre México y Estados Unidos tiene más de cien años de recurrencia. Según fuentes autorizadas, a finales del Siglo XIX, quince años antes del comienzo del siglo XX, ya se percibía el fenómeno migratorio como un proceso masivo y sostenido, por lo menos en la región occidente del país.

Con los Estados Unidos, México comparte hoy una de las fronteras más largas (3,000 kilómetros) y dinámicas del mundo, siendo el punto Tijuana-San Diego, el más intensamente transitado del orbe, con más de 70 millones de cruces por año. A finales de la década pasada se registraron alrededor de 300 millones de cruces por año. Sólo en 1998 hubo 960 mil cruces diarios en la frontera México-EU, más que en ninguna otra frontera del mundo.

La Oficina del Censo de los Estados Unidos indica que en el 2009 había 48.5 millones de hispanos en su territorio – alrededor el 16% de la población total norteamericana- de los cuales el 66% son de origen mexicano. Mientras que la población total en Estados Unidos, de origen centroamericano –Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras- no supera los seis millones de habitantes, de los cuales no más de 1.2 millones son de origen hondureño.

Si a la población total de residentes en EU nacidos en México—unos 8.5 millones según el Consejo Nacional de Población de México-- se suman los estadounidenses de origen mexicano, es posible estimar que en Estados Unidos haya casi 32 millones de personas que mantienen estrechos vínculos consanguíneos con la población de México.

“Coyotes” se suman a la red de extorsión

La gran mayoría de los hondureños que emigran a Estados Unidos por tierra sin la debida documentación usan coyotes a lo largo de la ruta, pagando por ello entre 1,000 y 7,000 dólares por persona, dependiendo del tramo “protegido”, servicios prestados e “inconvenientes” al “cliente”. Los coyotes que operan en Honduras, en su gran mayoría, sólo llegan hasta Guatemala, y una vez allí, pasan los “pollos” –el migrante indocumentado-- a otros coyotes. Y así, en cadena sucesiva el próximo coyote hace lo mismo hasta el punto cumbre: pase de frontera y llegada a territorio norteamericano. En esta larga ruta desde Honduras, que en promedio dura sin “inconvenientes” de cuatro a cinco semanas, los migrantes en tránsito, sobre todo en México, se convierten en una rentable y apetecible mercancía, lista a ser negociada con autoridades corruptas (de aduana, migración, ejército, policía) quienes operan en contubernio y apoyo de miembros del crimen organizado (maras, carteles, narcotraficantes, etc.), extorsionistas y bandas independientes.
El espionaje y la infiltración se han convertido en las nuevas estrategias de los coyotes o polleros. Se dan al menos dos nuevas modalidades de explotación de migrantes en el sur de México. La primera corresponde a coyotes infiltrados en los flujos migratorios, quienes observan a migrantes y después los engañan con promesas de trabajo o transporte, para entregarlos finalmente a miembros del crimen organizado, por una suma de dinero, principalmente en dólares.
La segunda modalidad consiste en engañarlos como guías. Invitan a los migrantes a albergarse en hoteles o estancias durante 2 ó 3 días, donde les ofrecen comida, y después son “sorprendidos” por una célula del crimen organizado que los secuestra.

“Son las formas de engancharlos, de secuestrarlos, y ahí está abierta la hipótesis de la trata (de personas)”, según puntualiza Florenzo Rigoni, Director de la Casa del Migrane “Albergue Belen” en Tapachula, ciudad del sureño estado de Chiapas que colinda con Guatemala, quien descarta la idea de que sólo el cártel del narcotráfico Los Zetas sea el único el que está involucrado en esta amplia red criminal.

El último reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México sobre secuestro a migrantes señala que de enero a junio de 2010, más de 10,000 indocumentados fueron privados de su libertad, lo que equivale a 55 plagios diarios. El cruce fronterizo de El Ceibo, que divide a México de Guatemala y es la puerta de entrada a territorio nacional por Tabasco, es el punto clave de “Los Zetas” para el tráfico de cocaína vía terrestre. Desde ese lugar y a lo largo de 120 kilómetros de frontera, prácticamente sin vigilancia alguna, esa organización criminal mantiene operaciones para garantizar el paso y transporte de la droga por Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, proveniente de Colombia con destino a Estados Unidos.

Según reportajes que han aparecido en los diarios hondureños de circulación nacional, durante el 2010, miembros y reclutadores de los Zetas han sido detenidos en Honduras por autoridades de la Secretaría de Seguridad, supuestamente por estar operando ya en territorio hondureño. Los fiscales del Ministerio Público (MP) de Honduras le siguieron la pista a conocidos “coyotes”, quienes se presume ofrecieron informaciones a personas sospechosas de tener lazos con “Los Zetas”, que resultaron en la masacre de los 21 hondureños en Tamaulipas, México.

De los 25 mil migrantes secuestrados en México cada año, unos 10 mil serían hondureños, según el gobierno de Honduras y la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México. Se tiene evidencia que los pedidos de rescate por migrante secuestrado van desde 100 hasta tres mil dólares, para lo cual se comunican con sus familiares en Honduras, en Estados Unidos, o combinan ambos hasta completar la suma exigida. Y utilizan empresas de envíos de remesas o instituciones financieras para recibir el dinero, donde de hecho hay información pertinente para hacer un rastreo de dichas operaciones ilícitas.

En caso de que los demandados no paguen el rescate, ello puede provocar de inmediato torturas físicas y psicológicas al secuestrado, herirlo, y abandonarlo en un sitio inhóspito para que muera por deshidratación u otras causas físicas, asesinarlo fríamente. Durante la travesía por México hay migrantes que han sido secuestrados y extorsionados más de una vez durante su travesía por Guatemala y México.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.110 segundos
Powered by Kunena Forum