Menu
15/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Brasil, Argentina y España: la justicia es ciega y no es partidista

Brasil, Argentina y España: la justicia es ciega y no es partidista 25 Nov 2010 00:05 #3475

Al régimen militar brasileño, que gobernó dictatorialmente durante 21 años, se le acusa de haber asesinado a 424 personas. De estos se ha comprobado la muerte de 293 y al resto se les clasifica como "desaparecidos". De los 293 se ha comprobado que cuatro murieron en enfrentamientos entre facciones opositoras al gobierno militar.

Durante el mismo período, se habla de un número semejante de muertos por actividades paramilitares y actos terroristas de la oposición. De ese supuesto número de muertos en manos de la oposición armada, se ha comprobado la muerte de 120 personas. Tengo la lista de estas 120 personas con detalles y fechas, luego no es una invención de la dictadura militar ni de los que lamentan hechos como la reciente elección a Presidenta del Brasil de Dilma Vana Rousseff Linhares, quien estuvo presa bajo el yugo de ese gobierno militar, pero dista mucho de ser una santa compasiva y pacífica. Su ficha policial la clasifica como una "Terrorista/Asaltante de Bancos" y contiene una lista de nueve actos violentos durante los años 1968 y 1969, incluyendo asaltos y conspiración para cometer asesinatos. Si bien algunos de los asesinados por el grupo revolucionario al que pertenecía la Presidenta Rousseff eran militares, uno de ellos, el periodista Régis de Carvalho, era un civil.

Por otra parte, en estas "guerras sucias" se cometieron desmanes, asesinatos y otros actos de crueldad y terrorismo por ambas partes. Una vez que la dictadura queda erradicada, es justo quizás juzgar y condenar a los grandes responsables de la dictadura. Pero si el proceso implica un acuerdo de reconciliación nacional, debe predominar una amplia amnistía para ambos bandos entre quienes mayormente cumplían órdenes. Si, por el contrario, las fuerzas vivas de la nación insisten en que se haga justicia, también deben caer las cabezas de TODOS los responsables de crímenes cometidos. La justicia es ciega y no es partidista.

Una situación semejante la hemos contemplado y seguimos contemplando en la Argentina. Se juzga y se condena a sólo uno de los bandos. Los abusos y crímenes del otro bando se pasan por alto. Y también una mayoría de ese pueblo eligió a Nestor Kirchner y después a su esposa pese a que fueron militantes de grupos que combatían a la dictadura militar con métodos muy semejantes de terror e intimidación. Además, demuestran sus actuales inclinaciones totalitarias con su profesada y proclamada admiración por personajes como Fidel Castro y Hugo Chávez.

En ese sentido, los españoles le han dado a los americanos un ejemplo de reconciliación nacional, de punto final y de reconstrucción de su sociedad política que lamentablemente no han sabido nuestros pueblos apreciar ni aprovechar. Hasta los socialistas españoles se cuidan mucho de mostrar admiración por tales enemigos de la democracia y pese a los errores y ambigüedades de Moratinos hasta su destitución, no han pretendido nunca comparar los regímenes de Cuba, Venezuela y Bolivia con ninguna democracia auténtica.

Evidentemente, los españoles han sabido elegir mucho mejor que los americanos. Tanto Aznar como Rodríguez Zapatero son políticos respetables y capaces en un ambiente democrático y civilizado que, por el contrario, es mancillado en tierras de América por algunos trogloditas crueles de la calaña de los Hermanos Castro, Hugo Chávez o Evo Morales.

Cabe preguntar a los que castigan con saña a los acusados como esbirros de esas dictaduras, si les sería aceptable la acción terrorista de asaltos, asesinatos, bombas en lugares públicos e intentos de golpe de estado o de guerra revolucionaria en contra de estos enemigos de la democracia que conculcan las libertades fundamentales y los derechos humanos en Cuba, Venezuela y Bolivia.

¿Son acaso los Hermanos Castro menos criminales y menos crueles de lo que fueron los militarotes argentinos y brasileños en aquellas dictaduras? ¿Son acaso más legítimas las elecciones amañadas de Chávez, con la manipulación de las listas electorales, con el hostigamiento y el control de la prensa, con las amenazas a los candidatos opositores, que las elecciones amañadas de Fulgencio Batista en la Cuba de 1954 y 1958? ¿Es más permisible que los Castro fusilen a alguien que desembarcó en Cuba soñando con fomentar una insurrección y que fracasó sin matar a nadie o a alguien que puso un petardo sin herir a nadie, que la represión de los militares argentinos o brasileños ante la ola de asesinatos, bombas y otros actos de terrorismo de revolucionarios en movimientos violentos como el de los Montoneros en la Argentina?

No podemos defender a los dictadores y sus métodos crueles frente a los que desesperadamente luchan sin cuartel por librarse de ellos. Pero no hagamos distinciones. No hay dictadores buenos. No hay tampoco demócratas auténticos que gobiernen al estilo de Chávez o de Evo Morales, mucho menos de los Hermanos Castro. Es justificable que los pueblos traten de librarse de ellos por cualquier medio posible.

Repito: La justicia es ciega y no es partidista.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.164 segundos
Powered by Kunena Forum