Menu
18/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Nikita se arrepintió primero

Nikita se arrepintió primero 11 Sep 2010 18:51 #3405

Para Fidel Castro la historia es el relato de una pelea en un bar. El borracho hace la historia de una disputa a puños en una cantina y da pormenores de los golpes que propinara y no de los que le propinaron. Eso hizo Castro en estos últimos días comentando sobre la Crisis de los Misiles en 1962. En una reunión con científicos cubanos a finales de agosto, señaló que no tuvo interés en tener bases soviéticas en Cuba y que fue “muy duro” aceptar la instalación de los cohetes. Ya como sacrificio describe la presencia de los misiles dirigidos al Norte. No faltaron algunas menciones de lo que calificó de “errores” del presidente Kennedy y del premier soviético Nikita S. Kruschev, sin precisar cuáles fueron.
Después se reunió en La Habana con el periodista Jeffrey Goldberg, de la revista The Atlantic, quien ha ido colocando en su blog y en un artículo de la revista sus impresiones del encuentro. El tema de la crisis nuclear de 1962, que puso al mundo al borde de la hecatombe volvió a relucir, y ante la insistencia del informador por conocer sobre el mensaje de Castro a Kruschev, clamando por un ataque nuclear a los Estados Unidos, Castro dijo : “Después de haber visto lo que he visto, y saber lo que sé, no valió la pena en lo absoluto”. Antes que él se arrepintiera, ya lo había hecho Nikita S. Kruschev. Se arrepintió de enviar los cohetes a Cuba.

El mundo estuvo a punto de desaparecer por iniciativa de Castro. Cierto que los soviéticos lanzaron la idea en mayo del 1962, autorizando al Politburó la ayuda militar a Cuba, incluido cohetes nucleares. Fue el propio Kruschev quien ante la presencia de cohetes de Washington en Turquía buscó un equilibrio mandando misiles soviéticos cerca de las costas americanas. En julio de 1962 una delegación militar cubana encabezada por Raúl Castro visita Moscú y ultíma los detalles del despliegue. Para septiembre de 1962 al puerto del Mariel arriban los primeros 36 misiles balísticos de alcance medio. También llegan ojivas nucleares para 12 cohetes tácticos, 6 bombas atómicas y varios torpedos con capacidad nuclear para los bombarderos Il-28. En Cuba había un arsenal capaz de iniciar una guerra nuclear con 164 misiles de diferentes tipos. Al frente de la operación estaba el general Issa A. Pliev, quien tenía orden de usar los cohetes tácticos si las tropas estadounidenses desembarcaban en Cuba, y los misiles de carga nuclear sólo con orden expresa de Kruschev.

Cuentan los biógrafos del ex premier soviético que fue éste quien perdió la confianza en el juicio de Castro cuando un avión U2 fue abatido sobre Cuba con los disparos de dos cohetes S-75. El mariscal soviético Rodion Y. Malinovksi informó a Kruschev que Castro había ordenado abatir los aviones enemigos. Ya retirado del poder, escribe en el segundo tomo de sus memorias, tituladas en ruso Tiempo. Personas. Poder. (Memorias), que lo principal en el mensaje de Castro no era lo que comunicaba, sino su conclusión: realizar primero un ataque con cohetes nucleares hacia los Estados Unidos. Y relata que tras la lectura del mensaje vino un silencio entre los miembros del Politburó, pues vislumbraron que el mandatario cubano no comprendió el objetivo de la instalación.

Cuando Castro visita en abril de 1963 la URSS aprovechó Kruschev y le cuestionó sobre la supervivencia de Cuba en caso de un ataque nuclear a Estados Unidos lanzado desde la Isla. Relata el líder soviético que Castro negó en un inicio su propuesta de ataque y solamente después de mostrarle el cable que enviara desde La Habana donde la palabra “ataque” era inconfundible, este quedó consternado y no respondió. La conclusión de Kruschev es escueta y precisa - Hemos comprendido que él no ha meditado las consecuencias evidentes de la proposición que ponía el mundo al borde de la desaparición (Pág. 528).

El ingeniero Serguei N. Kruschev, hijo del ex premier, publicó un libro con el título de Nacimiento de la superpotencia. Libro sobre mi padre, donde relata la falta de confianza de su progenitor hacia Castro. Y describe la frivolidad del gobernante cubano a la hora de pedir un ataque nuclear a los Estados Unidos - A Castro le parecía que si la Unión Soviética lanzaba el primer golpe el imperialismo desaparecía, venía el final del altivo vecino norteño y de todos los explotadores, que había sojuzgado durante decenios a sus hermanos latinoamericanos. Como si se iniciara entonces una era de libertad, florecimiento y bienestar (Pág. 561); y continúa - La propuesta de Castro para realizar un ataque preventivo contra los Estados Unidos asombró a mi padre. Solamente en ese momento él comprendió cuan diferente veían el mundo, apreciaban la vida y el destino de las personas (Pág. 565). En el Kremlin entendieron que los razonamientos de Castro eran disímiles a los de ellos y muy suicidas.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.087 segundos
Powered by Kunena Forum