Menu
18/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La Carta de los 74

La Carta de los 74 17 Jun 2010 02:24 #3263

Por Eduardo Mesa
www.lacasacuba.com

No creo en la eficacia del Embargo, ni en las restricciones al envío de dinero y los viajes a Cuba. No obstante, los que defienden el embargo y las restricciones no son mis enemigos, son cubanos que piensan de un modo diferente, y por tanto, adoptan en su lucha contra la tiranía tácticas y estrategias distintas a las mías.

No sé si alguna vez podremos discutir serenamente, sin la insana costumbre de poner etiquetas, de extender apriorismos. Confío en que maduremos y que no nos sorprenda la vejez, con un nieto de Raúl en el poder por sucesión dinástica. No se rían de esto, el tiempo que gastamos en darnos dentelladas, lo aprovechan los que ordenan y mandan.

Ahora con esta Carta de los 74 disidentes se ha formado otra vez la revoltura. Zoe Valdés los llama “vendepatria” y un sector de la radio miamense no escatima epítetos. Otros alegan que no es un buen momento y expresan sus reservas. Alejandro Armengol escribe desde el Herald para defender el derecho que asiste a estos cubanos y la validez del reclamo de abrir y no cerrar. Sólo que el periodista en sus análisis siempre deja entrever que el verbo abrir es propio de la izquierda y el arte de cerrar de la derecha.

El Embargo no es cuestión de derechas ni de izquierdas, no es cuestión de patriotas ni “vendepatrias”, es simplemente el enunciado legal de una lógica ajena con la que podemos estar o no de acuerdo.

No quiero afirmar de manera rotunda que embargo y restricciones no funcionan, porque las aperturas también se han ensayado y el cadáver del comandante las ha sobrevivido. Quizás ha fallado, en la implementación de ambas estrategias, la alternancia forzosa, la aplicación a medias. Son las cosas que ocurren cuando se asumen como propias, las razones de una nación ajena.

No los quiero aburrir con este tema que nos asalta en la radio, la televisión y la prensa, sólo quiero decir que no es justo, ni útil a nuestra causa que se mida el patriotismo de los cubanos con la vara del embargo. Los que gobiernan en Cuba se alegran cuando desde la Isla o desde el exilio nos descalificamos.

Vivir la democracia es asumir que existe lo diverso, que abunda lo contrario, que los pactos sociales y políticos cuestan mucho trabajo. Lo que hoy parece una debilidad puede llegar a ser nuestra fortaleza, si nos abstenemos de descalificar al que emplea otra táctica o asume otra estrategia, si alcanzamos a sistematizar el encuentro respetuoso de nuestras agrupaciones, si podemos compartir ideas y alcanzar acuerdos que nos ayuden a superar la polarización que hoy, a propósito de la Carta de los 74, se hace otra vez patente.

Aunque pienso que el camino de abrir es el mejor para la libertad definitiva, no estoy dispuesto a hacer de esto un combate; nuestra nación sufre y espera por nosotros, más allá de estrategias y tácticas. Cambiar nuestro destino no es algo imposible, sólo es cuestión de opción y de propósito.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.101 segundos
Powered by Kunena Forum