Menu
21/01/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: LA AMAZONIA Y LA IGLESIA CATOLICA

LA AMAZONIA Y LA IGLESIA CATOLICA 05 Dic 2019 20:35 #11216

¿Podrá cambiar la Amazonia a la Iglesia Católica?
Mucho hemos oído sobre el Sínodo realizado a partir de octubre de este año 2019 en el Vaticano sobre la Amazonia. Se ha tratado sobre el interés y preocupación de la Iglesia por el futuro religioso de esa región y, con igual importancia, se ha expuesto la preocupación por la situación ecológica de la inmensa zona, considerada el principal pulmón del planeta. Sobre este tema trató la encíclica Laudato Si, emitida en el 2015 por el actual papa Francisco.

Coincidentemente, algunos señalan aparentes descuidos del actual gobierno brazileño a causa de innumerables incendios recientes en la zona, sin percastarse de que, desafortunadamente, no sólo han ocurrido en el Brazil, sino también en áreas de Bolivia y Perú, entre otras. No obstante, se ha visto oportuno que la entidad católica también se envuelva, como factor internacional, en el delicado asunto de su conservación por su relación con el bienestar planetario y al futuro de la humanidad.
Ahora bien, lo que más ha provocado discusión y asombro parece haber sido el planteamiento considerado en dicho Sínodo sobre la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados para atender espiritualmente esta inmensidad localizada en Sur América. Y sobre el tema, me atrevo a opinar que no hay necesidad de tales ordenaciones que afectarían la praxis ya milenaria del celibato sacerdotal en la iglesia de occidente. Lo cual no es dogma de fe, pero si una práctica monástica que ha resultado favorable para el bien religioso y que no obliga a nadie, pues nadie está forzado a ser sacerdote. Este remanente de mentalidad monástica ha sido influyente en la creación de infinidad de congregaciones de monjas y monjes para el bien religioso de la humanidad en general. La lógica de sacerdotes casados para enfrentar la cristinianización del la Amazonia actual no parece tener agarre tradicional y más bien debería verse como algo snobista y sin ncesidad real de implementarse. Además, crearía nuevas divisiones dentro de la institución.

Seamos realistas y consideremos lo siguiente: a) Solamente entre Argentina, Bolivia, Brazil, Colombia, Ecuador y Perú (países amazónicos) hay 247 millones de católicos. Entre estos, infinidad de diáconos casados, muchos de ellos personas misioneras que, rotativa y periódicamente podrían gustosamente asumir parte de la misión en pueblos aislados. b) Las diócesis involucradas tienen poder más que suficiente para enviar periódicamente (aunque fuese dos veces al año) a sacerdotes para celebrar misa y confesar. En el ínterin, liturgias especiales con comunion –que ya existen- pudieran aliviar a la grey entre visita y visita sacerdotal.

La necesidad de sacerdotes casados “debido a la ideología de los pueblos indígenas”, como se alega, podría haberse aplicado también en Africa y Oceanía desde siglos atrás, pues sus habitantes también poseían y poseen sus propias “ideologías indígenas”. No obstante, nunca se ha aplicado esa necesidad ficticia. La inclusión de esta iniciativa puede ser una manera sutil de introducir el tema para generalizarlo después con otros pretextos y razones … No es una necesidad de ninguna manera; ¡es todo un sofisma populista y, para algunos, una especie de diversionismo ideológico! d) ¿Qué porvenir misionero y apostólico puede preveer en un poblado recóndito de la Amazonia este improvisado sacerdote con su pareja en sitio tan aislado? ¿Quién, inclusive, garantiza que será aceptado por el solo hecho de estar casado? Para los no convertidos ¿no habría el peligro de que se le considerase un nuevo chamán o hechicero?

Señores modernistas, por favor, no compliquen más a la Iglesia, que ya tiene bastantes problemas. Existiendo la fe, surgirán los voluntarios que podrán ejercer sus misiones por relativamente cortos períodos de tiempo, según la posibilidad de cada cual. Ya esto se practica en Africa y en otros lares; también por hermanos evangélicos. No intentemos cambiarlo todo. El invento de los sacerdotes casados no resuelve este problema… lo que lo enredaría más aún. La Amazonia no los necesita. La Iglesia Católica tampoco.

Mientras, oremos por la conservación de este maravilloso rincón del planeta y por la salvación de todas las almas que allí habitan.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.141 segundos
Powered by Kunena Forum