Menu
16/07/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Cuba: Constitución en correspondencia a las reformas y algo más.

Cuba: Constitución en correspondencia a las reformas y algo más. 03 Mar 2019 18:02 #10908

Cuba, Constitución en correspondencia a las reformas y algo más.


-En política no son frecuentes las decisiones extremas, menos para complacer en términos absolutos deseos de los opositores; días atrás un amigo decía, que cuando en determinadas situaciones se tiraba, conscientemente de un mantel, lo colocado sobre la mesa (platos, vasos, cubiertos, o alimentos caen al piso), quebrándose o destruyéndose estos.
Con cierta picardía agregaba, claro son situaciones atípicas o por lo general inexistentes, pero en política debía comprenderse, como en otras muchas cuestiones de la vida, una cosa son los deseos y otras las realidades. Algo de eso parece ocurre a algunas personas no simpatizan, o en realidad son opositores al sistema político/económico cubano.

-Sin embargo, si desapasionadamente y con la objetividad necesaria, se analizan las razones y el contenido de la nueva Constitución y además, se compara con la de 1976; se aprecian un conjunto de convenientes cambios se han introducidos (que como quiera sea), significan posiciones más realistas, o rompen injustificados aferramientos económicos o de otra naturaleza.
Es algo distintivo posee la nueva Constitución acaba de refrendarse en Cuba.
Por demás es claro, los países se ven obligados con cierta frecuencia, a efectuar cambios o ajustes para el mejor desenvolvimiento de sus economías o sociedades.

-Con la llegada al gobierno de Raúl Castro, e incluso algo antes, se estaban produciendo en la Isla ciertas transformaciones desregulatorias o descentralizadoras dentro del extendido modelo estatista.

-Recordemos qué en la última década transcurrida se modificaron importantes cuestiones económicas y otras de índole social, unas en el propio sector estatal y otras en los no estatales; que las autoridades llaman complementarios (privados, cooperativos o mixtos).

-Al empresariado estatal le otorgaron para su gestión mayores márgenes de autonomía e hicieron precisiones conceptuales y prácticas, sobre las diferencias entre este y las instituciones estatales.
Igual ratificaron, continuaría siendo el eslabón fundamental de la economía y el desarrollo.

-En paralelo a esto se produjo una amplia distribución de tierras agrícolas ociosas, entregadas en usufructúo a varios miles de trabajadores individuales y cooperativistas; colocando a los llamados sectores emergentes (desde el aspecto de la propiedad), en posición mayoritaria en el medio rural.

-Se promovieron, ampliaron y regularon las actividades por cuenta propia, donde accionan diversas micro y mini-empresas privadas.
En el 2019 según fuentes oficiales, laboran en el sector privado más de 600 mil trabajadores, que se supone continúe creciendo, aunque probablemente a un ritmo más lento.
-A pesar de las punitivas medidas del embargo/bloqueo y los frecuentes desastres ocasionados por eventos naturales; fuentes oficiales señalan continuó creciendo la inversión extranjera y no solo en el turismo, sino en otros sectores de la economía; ampliándose a su vez la Zona Especial de desarrollo del Mariel.

-Agréguese a las medidas económicas la apertura migratoria, de viajes, u otras acciones relacionadas al libre mercado, como la compra/venta de casas, autos, u otros equipos y medios de transporte…

-Solo relacionar esas modificaciones y compararse al anterior medio socio/económico existente; posibilita comprender razones, por las que a la sociedad le resultaba necesario propiciar un más apropiado marco jurídico e institucional. Las reformas económicas en desarrollo tendrían que ser acompañadas de tales formulaciones constitucionales y luego aprobar leyes específicas.
De esa forma armonizarían con mayor coherencia los cambios efectuados o por efectuar en el país.

-Las transformaciones ocurridas, aunque aún insuficientes, posibilitan comprender tanto en la economía como en la sociedad en general, el gradual proceso aún en curso de desestatización y descentralización, que incluye aspectos no solo económicos, sino de índole social, institucional y políticos.
-Aunque el sector estatal continúe siendo el fundamental, resulta novedoso el actual carácter mixto de la economía; cuestión comprensible tras la búsqueda de crecimientos económicos y mayor eficiencia, como deshacerse de la irracional estatización y excesos burocráticos existen.

-A los cambios económicos le era imprescindible contar con marcos jurídico/institucionales apropiados, otorgaran sustentación y garantías a los participantes en estos; más cuando en la anterior Constitución tales sectores no contaron con esas posibilidades.

-La lectura de la titulación, capítulos, articulado y formulaciones de la actual Constitución, posibilitan valorar, esta resulta más abierta y versátil en lo económico, jurídico, institucional o social, que la anterior del 76.

-La Constitución refrendada el pasado 24 de febrero, ofrece a las reformas implementadas o por desarrollar, la base jurídica e institucional requerían; cuestión imprescindible para ofrecer a los diversos actores, mayor seguridad y derechos formales sobre las actividades desarrollan.

-Por lo que no parece sensato los rechazos a priori o des diseñar realidades, exagerando consideraciones o minimizando otras, dado luego las realidades se encargarán de colocar los hechos en su justa adecuación; más sabiendo de antemano no se halaría mantel alguno. Tampoco resulta ético y menos conveniente, desconocer realidades, fantasear, o modificar lo positivo en negativo, ni manipular situaciones, donde quiera se haga, dado todo ello posee una elevada cuota de falsedad o ficción.

-Los resultados ofrecidos por la Comisión Electoral sobre el reciente referéndum efectuado en Cuba, muestran cifras resultan de interés y propician especular al respecto. Parto de la idea qué en política, cualquiera, sean las posiciones con que te identifiques, la pasión no ha de nublar la razón, porque por lo general te arrastra a posiciones vulnerables o equívocas.
Es preferible y ofrece mejores resultados la prudencia, o efectuar pasos cortos, sin dejar de tener vista larga.

-En Cuba se hace difícil y sería escandaloso manipular resultados electorales, pues se quebraría una ética y se perdería confianza depositada; además, muchos son los cubanos honestos se encuentran involucrados, a lo largo y ancho del país, en dichos procesos electorales.

-Las cifras del referéndum son interesantes a (sirios y troyanos), porque dicen algo más que estadísticas frías, consideremos estas:
Según la Comisión Electoral (ajuste final realizado), 8 millones 705, 723 cubanos debían participar del referendo; de estos lo hicieron 7 millones 848, 343, que representó el 90.15% del electorado, dejando de participar 857 mil 380 personas.
Votaron por el Sí, 6 millones 816, 169 personas, el 78.30%.
De los que participaron en las urnas, las boletas válidas fueron 7 millones 522, 569, las anuladas 127 mil 100 y dejadas en blanco 198 mil 674.

-Aunque en el referéndum el Sí obtuvo una mayoritaria cifra (victoria por amplio margen), llama la atención dentro del contexto eleccionario cubano, en esta ocasión se manifestara un llamativo abstencionismo.
Se comprende el abstencionismo no significa voto contrario sobre algo, dado ocurre por numerosas razones, aunque sin duda, muestra determinado desinterés sobre los procesos se realizan.

-Entre las causas del abstencionismo electoral pueden estar, en cualquier lugar del mundo; opiniones contrarias, indiferencia, desconfianza, pobre valoración sobre el proceso, estar fuera del país, enfermo, o imposibilitado para acudir a votar ese día…

-Resulta además excepcional en relación a estos procesos, no se efectúen críticas o realicen especulaciones políticas; en el caso nos ocupa las cifras aparecidas permiten considerar que, si contundente fue el Sí con (6 millones 816, 169 votos), no ha de subestimarse el No, ni la abstención; porque al adicionar a la cifra de los que no participaron del referendo, los 706 mil 400 que votaron por él No; sumado a los 325 mil anularon o dejaron en blanco sus boletas, la cifra rebasa el millón y medio de personas.

-Sin embargo, imposible restarle merito al referéndum efectuado, menos a la participación ciudadana y a la votación obtenida por el Sí.
La Constitución se aprobó con el respaldo de una considerable mayoría ciudadana, próxima los 7 millones de cubanos que le otorgaran el Sí.

-No obstante, derivado de los resultados del referéndum fuera conveniente, las autoridades reflexionaran más sobre ello; dado se hizo evidente con relación a otros procesos electorales, un mayor disenso sobre las posiciones oficiales.

-Los resultados estadísticos del referéndum muestran, un crecimiento y diversidad en las ideas políticas se manifiestan en la sociedad cubana y aunque hayan sido minoritarias con relación al proyecto constitucional llevado a votación; es de considerar apropiado se tomen en cuenta, dado el mismo carácter democrático posee y con el que se identifica, la nueva Constitución refrendada.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.111 segundos
Powered by Kunena Forum