Menu
07/07/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA:

Trasfondo de las protestas por la muerte de George Floyd y de Rayshard Brooks 18 Jun 2020 19:04 #11381

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Avatar de Gerardo E. Martínez-Solanas Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Mensajes: 607
  • Gracias recibidas: 29
La malvada intención de desmoralizar el país y destruir todo rasgo de autoridad policiaca indispensable para conservar la ley y el orden en una sociedad civilizada, ha quedado de manifiesto en la secuela de un nuevo trágico incidente sucedido cuando los oficiales de la Policía de Atlanta, Garrett Rolfe y Devin Brosnan intentaron arrestar a Rayshard Brooks, un señor de 27 años de la raza negra, después que éste no pasó un examen de sobriedad, el cual se resistió al arresto e inició un violento altercado con los agentes del orden y murió a consecuencia de los disparos de uno de los policías.

Es indignante la agresiva campaña contra la ley y el orden de quienes aparentan protestar contra un racismo que sólo existe en las maquinaciones propagandísticas de los enemigos de la democracia. Peor aún es la reacción de las autoridades políticas de Atlanta. No sólo han despedido ipso facto a ambos agentes del orden, sino que el Fiscal General (también de la raza negra) acusa a uno de los policías de asesinato en primer grado, ¡lo cual implica nada menos que una posible pena de muerte! Por añadidura, tanto las autoridades políticas de Atlanta como un amplio sector de los medios de comunicación les han endilgado a ambos agentes del orden el baldón de "racistas", apañando la violenta reacción de los revoltosos que están vandalizando el país prácticamente sin nada ni nadie que los frene.

Puede verse claramente en algunos videos que han circulado que los policías actuaron dentro de los límites de su autoridad. Sencillamente, acudieron a un llamado y encontraron a un hombre dentro de un auto que bloqueaba la salida de un restaurante de comida rápida. Le pidieron cortésmente que saliera del auto y le pidieron (sin violencia alguna) que permitiera que le hicieran una prueba de sobriedad. La prueba dio como resultado que tenía un alto contenido de alcohol en su sistema. Sin ningún amago de violencia, le informaron sobre el contenido de alcohol en su sistema y le anunciaron que lo iban a arrestar por ese motivo. 

Cuando el policía fue a colocarle las esposas, el hombre reaccionó violentamente y demostró una fuerza extraordinaria al derribar a los dos policías al suelo, golpearlos y finalmente tomar la pistola taser de uno de ellos. Al zafarse, puede escucharse que dispara el taser por primera vez y entonces se aleja corriendo. Los policías le dieron el alto y él se volvió parcialmente mientras corría, apuntó a uno de ellos y disparó el taser por segunda vez. El policía respondió entonces con tres disparos que le costaron la vida al individuo que había resistido el arresto, que los había golpeado y los había agredido con el taser. 

Es vergonzoso como la mayoría de los medios de comunicación sólo publican parte de los hechos. El segmento en que Brooks se vuelve parcialmente y dispara el taser lo omiten.  Por añadidura, el fiscal alega en su declaración a la prensa que uno de los policías pateó a Brooks y les presenta sólo una foto, pero no el video donde se ve que no fue así. ¿Por qué? ¿Cuál puede ser el objetivo de la omisión si no el de ocultar la prueba que justifica la acción policíaca? Pero el video completo existe. Lo he visto e invito a los lectores a verlo también y a juzgar por sí mismos: 
Y me siento profundamente indignado por la forma cómo se culpa y practicamente se condena de antemano al policía, mientras que se justifica irresponsablemente la violencia callejera. 

No obstante, mi opinión o la opinión de las turbas callejeras no cuenta en un proceso que debe determinar culpabilidad o inocencia después de una amplia investigación que incluya el examen cuidadoso de todos los videos, la declaración detallada de los agentes del orden y la de cualquier posible testigo. En todo caso, los agentes del orden deben ser considerados inocentes hasta que se les pruebe culpables. Así funciona la justicia en un Estado de derecho. No es lógico que antes de este proceso preliminar no sólo se exacerbe a las masas a cometer actos de terrorismo con el pretexto de que se trata de "protestas contra el racismo" sino que el fiscal acuse de asesinato a alguien antes de haber concluido la investigación preliminar.

El restaurante de comida rápida que pidió ayuda a la policía y que había denunciado al individuo que con su auto bloqueaba la salida, fue incendiado poco después. La vida de sus empleados y clientes estuvo en peligro. Por supuesto, no había policías que impidieran el salvaje vandalismo. Lo cierto es que las autoridades políticas les han despojado de su autoridad para mantener el orden y no había policías que ni remotamente quisieran arriesgarse a una condena de muerte por intervenir en una situación de violencia.

Ante semejante situación, la jefa de policía de Atlanta renunció y así lo han hecho muchos otros agentes del orden, además de los que están adelantando su jubilación. Seguramente habrá ahora pocos jóvenes que sientan vocación por este trabajo y a la hora de contratar nuevos agentes del orden, las autoridades se vean obligadas a aceptar los que se presenten, con tal de llenar las plazas, sin muchas exigencias de carácter ni de antecedentes.

Por favor, Identificarse para unirse a la conversación.

Trasfondo de las protestas por la muerte de George Floyd 09 Jun 2020 00:28 #11377

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Avatar de Gerardo E. Martínez-Solanas Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Mensajes: 607
  • Gracias recibidas: 29
Lo que comenzó como una legítima manifestación de protesta en el Estado de Minnesota, por el abuso criminal cometido por un policía de Minneapolis, en Estados Unidos, que resultó en la muerte de George Floyd a causa de un paro cardiaco por falta de oxígeno, provocado por la presión de la rodilla del policía sobre su cuello, se convirtió rápidamente en una campaña política que instigó numerosos actos terroristas orientados a desestabilizar, desorientar y desmoralizar el país.

El sesgo político que intenta aprovecharse del trágico incidente con un objetivo electoral es todavía más lamentable que los actos terroristas propiciados por los enemigos de la democracia y propagados como explosión incendiaria por todo el país, así como también por muchos países de Europa y otras partes del mundo, que muy poco o nada tienen que ver con un crimen cometido en esa ciudad de Estados Unidos. Insisto en que ese sesgo es todavía más lamentable por la forma en que se tergiversan los hechos para fomentar el odio entre las razas y supuestamente ganar votos de la comunidad "oprimida" por un presunto racismo.

Este era un crimen cometido por un policía y apañado por sus tres compañeros que no hicieron nada para evitarlo, causal de un proceso que debía lógicamente circunscribirse a la ciudad de Minneapolis y a sus ciudadanos legítimamente indignados por ese suceso, a la espera del proceso judicial que juzgara a los acusados y determinara su grado de culpabilidad. En primer lugar, y sobre todo, en un régimen democrático donde impera un Estado de derecho, los acusados deben ser presumidos inocentes hasta que se les demuestre lo contrario. Aunque la culpabilidad de los policías parece ser muy evidente, donde impera el derecho no cabe el juicio de la calle proclive al linchamiento, tanto moral como físico.

En segundo lugar, es repugnante ver cómo a través de la prensa muchos políticos instigaban a "salir a la calle" a realizar más manifestaciones de protesta en todo el país aun cuando ya era evidente la violencia desatada, los robos, la destrucción de la propiedad y la agresión a policías que nada tuvieron que ver con el crimen (sobre todo en otras ciudades) y sólo intentaban mantener el orden en medio de los disturbios cada vez más agresivos. Incluso el ex Presidente Obama instigó hace pocos días a los revoltosos a salir a la calle, a sabiendas que esas manifestaciones provocarían más violencia, daños y odio. Sin descontar el hecho comprobado por videos trasmitidos por televisión mostrando que había dinero contante y sonante circulando entre instigadores y perpetradores, evidenciando que se trata de una estrategia estrictamente organizada a nivel mundial.

Por el contrario, lejos de aplicarse a mostrar los hechos sin maquillarlos, tanto esos políticos como gran parte de la prensa se dedicaron a promover la idea de un racismo que supuestamente oprime a los ciudadanos de la raza negra y que, por lo tanto, justifica la reacción violenta. Es más, enarbolaron el estandarte del abuso persistente de los blancos contra los negros, sobre todo por parte de la policía. Entre otras cosas, afirmando estadísticas que supuestamente destacan un número abrumador de abusos de blancos contra negros.

Personalmente, tengo muchos amigos negros y los aprecio sinceramente. A mi juicio, la amistad no se mide según la raza sino por un genuino ambiente de solidaridad, tolerancia y colaboración que propicia la intimidad y la cordialidad entre dos individuos. Y es así como se desarrolla, cada vez con mayor armonía, la relación entre razas en Estados Unidos. No hay tal "racismo". Las leyes protegen por igual a todas las razas; no existen leyes discriminatorias; y tanto unos como otros ocupan sus lugares y prosperan a todos los niveles de la sociedad. Por supuesto que entre la población debe haber muchos casos de prejuicios raciales. Ese es un defecto que perdura en las relaciones humanas. Pero una cosa es un prejuicio personal y otra es un Estado jurídico discriminatorio. Por esta razón, el instigamiento del odio entre las razas por ambiciones políticas, de una parte, y por conspiraciones antidemocráticas, por la otra, es una maquinación execrable que despierta el odio, destruye la armonía racial y provoca un agudo divisionismo desmoralizador. Vergüenza debiera darle a muchos medios de prensa que se hacen eco de estas maquinaciones y hasta tergiversan las estadísticas para fomentar ese odio repugnante y ese desastroso divisionismo.

En realidad, las estadísticas demuestran una situación muy distinta a la que estamos leyendo en la prensa y escuchando en la radio y la televisión, y a la que vemos proclamar con enardecida violencia en las manifestaciones, hasta en lugares tan distantes como Grecia o Pakistán. El hecho es que la incidencia de hechos criminales entre personas de la raza negra es muy superior per capita a la de otras razas; incluso cuando sus víctimas son de la misma raza. Apostaría a que esa propensión mayoritaria a la violencia es en parte el nefasto resultado de esa despreciable y masiva propaganda destinada a despertarles el odio y el resentimiento y a empujarlos a la sublevación y el terrorismo. En lugar de fomentar la actitud de la mano tendida a otras razas, ciertos políticos y un amplio sector de los medios de comunicación promueven la rivalidad, la irreconciliable enemistad y la actitud de que no somos una comunidad unida sino que presentan a unos supuestamente agrupados con un propósito hegemónico y discriminatorio, obstinados literalmente en el propósito de someter a otros grupos.

Hay una notable insistencia en afirmar el racismo que supuestamente se manifiesta en un alto número de negros que son víctimas de abuso por los blancos. Incluso se afirma que en la inmensa mayoría de los casos de homicidio o asesinato cometidos por blancos, las víctimas son de la raza negra. Pero eso no es cierto. Basta con visitar el Bureau of Justice Statistics para comprobar la falsedad de tales argumentos. De ahí pueden sacarse las estadísticas siguientes:



Además, cuando se revisa el número de asesinatos cometidos, vemos que es proporcionalmente mucho mayor el número perpetrado por miembros de la raza negra contra víctimas de su misma raza:

Evidentemente no son cifras que indiquen racismo por parte de la raza blanca. Tampoco es lógica la campaña en contra de la policía en todo el país, cuando en los cuerpos policiacos hay un número proporcionalmente mayor de negros que de blancos, y muchos de ellos desempeñando sus funciones como sargentos, jefes y comisionados.

Es evidente que lo que está sucediendo dista de ser una protesta por un hecho criminal sino que se trata de una conspiración antidemocrática de desestabilización y desmoralización social. La prueba es que nadie se está manifestando por la muerte de policías, así como de muchos otros agentes del orden que han sido heridos a manos de agresivos manifestantes. Nadie se está manifestando tampoco en protesta por los pequeños negocios familiares robados, destrozados y quemados, propiedad de personas emprendedoras de la raza negra que ahora se ven arruinados y en la calle por culpa de quienes están instigando estos lamentables acontecimientos.

No nos dejemos confundir con los plañideros cantos de sirena de los demagogos. Estos son los enemigos de la democracia y un peligro inminente a la libertad y el orden.

Por favor, Identificarse para unirse a la conversación.

  • Página:
  • 1
Moderadores: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaMarta MenorHéctor Caraballo
Tiempo de carga de la página: 0.203 segundos
Gracias a Foro Kunena