Menu
19/08/2022
A+ A A-
Welcome, Guest
Username: Password: Remember me

TOPIC:

¿Combatimos la pederastia o la usamos como herramienta política antirreligiosa? 20 Apr 2022 17:07 #11953

  • A concerned citizen
  • A concerned citizen's Avatar
Approximately 500,000 child predators are online every day. Children between the ages of 12 and 15 are the group most targeted by online predators—the FBI has found that they account for over 50% of the victims. Online predators statistics show that 89% of these interactions take place on the internet in chat rooms and private messaging. Around 40% of offenders of children under the age of 12 are older adolescents, according to sex offenders stats.

According to sex offenders reports, a vast majority of victims know the person who raped them. National sex offender statistics unveil that 39% of assaults are committed by an acquaintance. A third of the acts are executed by a current or former boyfriend, girlfriend, spouse, or significant other, while strangers account for 19.5% of the cases. The Campus Climate Survey on Sexual Assault and Misconduct was performed across 33 top universities in the US and compiled for the Association of American Universities. It unveiled that as many as one in four undergraduate women experience sexual assault, harassment, or coercion on campus.

Although most homosexual activists publicly deny that they want access to boys, many homosexual groups around the world are working aggressively to lower the age of sexual consent. Their cause is being aided by the professional psychiatric and psychological associations, which have moved in recent years toward normalizing pedophilia, much as they did with homosexuality in the early 1970s. In England, for example, a major push is underway to lower the age of sexual consent for homosexuals to 14 (Peter Tatchell, "Why We Want an Age of Consent of 14," Queer Intelligence Service, Agenda for Gay Law Reform, OutRage.!, London). The Gay Report, published by homosexual researchers Jay and Young in 1979, revealed that 73 percent of homosexuals surveyed had at some time had sex with boys 16 to 19 years of age or younger. Although homosexuals account for less than six percent of the population. they constitute about a third of child molesters.

¿Combatimos la pederastia o la usamos como herramienta política antirreligiosa? 09 Apr 2022 23:48 #11939

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Gerardo E. Martínez-Solanas's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Posts: 731
  • Thank you received: 53
La pederastia es un crimen horrendo y mucho más generalizado de lo que muchos perciben por los medios de comunicación. Todavía más horrendo cuando el victimario es una persona de confianza, incluso un familiar, o cuando se trata de alguien que se vale de la etiqueta de religioso para aparentar un prestigio que no tiene y aprovechar la confianza que su vocación despierta en los demás.

En realidad, la pederastia está mucho más generalizada que el sensacionalismo que imprime la prensa al reportar esos casos de confianza e intimidad. La prensa se regodea reportando, sobre todo, los casos que involucran a religiosos cristianos, tanto sacerdotes como pastores. Lo cierto es que los pederastas y abusadores acuden allí donde hay niños y adolescentes para satisfacer sus malvados impulsos. Les interesan los sitios donde puedan acceder a muchos menores, especialmente a los más vulnerables. Centros de menores, centros deportivos, asociaciones de barrio con actividades infantiles, colonias, campamentos, escuelas ... Además, hay nuevas formas de depredar usando Internet y el móvil.

Las autoridades actúan también selectivamente. En España, por ejemplo, la Fiscalía ordenó una investigación y el Congreso ordenó otra al Defensor del Pueblo para investigar la lacra de los abusos a menores pero limitándolo exclusivamente a entornos religiosos. Cabe preguntarse ¿por qué? Las víctimas de colegios públicos o de campamentos municipales requirieren igual atención y protección.

Esta justicia discriminatoria ha provocado un esfuerzo de investigación y análisis por parte de la asociación E-Christians, que ha difundido con el título "Informe a la mayoría: La Iglesia como chivo expiatorio y el ocultamiento de la pederastia", al que los interesados pueden acceder para leerlo AQUÍ: e-cristians.cat/es/informe-a-la-mayoria-...to-de-la-pederastia/

Muchos han olvidado aquella "revolución" sexual y el "destape" consiguiente que se originó en aquel Mayo del 68 en Europa, sobre todo en Francia, impulsando una corriente "modernista" que proclamaba la necesidad de legitimar la pedofilia cuando, según argumentaban, fuera de mutuo acuerdo. En otras palabras, un importante aspecto de la fisonomía de la Revolución del 68 fue que la pedofilia también se diagnosticó como permitida y apropiada. 

Estudios recientes han demostrado que esta tendencia desde el meollo «de las elites intelectuales francesas, en especial las de la izquierda, justificaban la pedofilia en los años 70 y 80, incluso había personajes notorios (Michel Foucault, Daniel Cohen-Bendit) que afirmaban que habían mantenido relaciones con niños. La tesis de esta ideología tenía dos premisas básicas: el niño debe ser considerado como adulto, incluso con fines sexuales, y lo contrario representaba la represión y el dominio a manos de los adultos. La otra gran cuestión era el ataque contra la familia hasta proclamar la necesidad de su destrucción por ser el lugar privilegiado de dominación y opresión», como bien señala el informe de E-Christians.

Y sigue revelando el informe el horrendo descaro de esas élites francesas señalando que: «Un ejemplo práctico de esta concepción lo encontramos en enero de 1977, con motivo de la apertura de un juicio contra tres acusados de relaciones sexuales consensuadas y sin violencia con niños en 1973, y que habían permanecido tres años en prisión preventiva. El 26 de enero de 1977 Le Monde publicó una carta firmada por sesenta personas, entre ellos intelectuales tan destacados como Louis Aragon, Roland Barthes, Simone de Beauvoir, Patrice Chéreau, Gilles et Fanny Deleuze, André Glucksmann, Guy Hocquenghem, Bernard Kouchner, Jack Lang, Jean-François Lyotard y Jean-Paul Sartre, protestando por una prisión provisional tan larga y dejando ver que ya no merecían una pena mayor por tener relaciones sexuales con menores, niños y niñas, o por haber favorecido y fotografiado sus juegos sexuales.»

Las repercusiones de semejante "revolución" llegaron a América con el auge de la cultura hipi (o hippie). La organización North American Man/Boy Love Association (NAMBIA) creada en 1977 y radicada en Nueva York y San Francisco, defiendía (y sigue defendiendo) que no debe haber una edad mínima para mantener relaciones sexuales entre personas. Además, formaba parte de ILGA, la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas desde 1983. NAMBIA era  miembro de pleno derecho y solo fue excluida de la internacional gay y lésbica cuando esta entidad pidió ser miembro de las organizaciones no gubernamentales de Naciones Unidas.

En el ejemplo de España es importante conocer las estadísticas relacionadas con este crimen:

► Dos de cada 10 víctimas son niñas; 6 de cada 10 son mujeres adolescentes. La mitad de los varones víctimas son menores de 12 años.
► Siete de cada 10 víctimas sufrieron abusos reiterados; la mitad sufrió violencia física o intimidación.
► Uno de cada 3 agresores es el padre; un 6% de agresores son parejas de la madre; las víctimas -adolescentes- de novios y exnovios son el 6%.
► Por cada delito de abuso cometido por un sacerdote católico (la religión mayoritaria en España), 5 han sido cometidos por monitores de guarderías, 18 por maestros y profesores, 26 por relaciones iniciadas por internet, 50 por su pareja o expareja y 72 por un amigo o compañero.

Cabe destacar también que tanto en España como en Estados Unidos y el resto del mundo las estadísticas señalan que la inmensa mayoría de abusos en los entornos eclesiales son homosexuales. Más en concreto, son hombres encubiertos bajo el manto sacerdotal interesados en pervertir a chicos de 10 a 14 años. Este es el resultado de que desde el Concilio Vaticano II se abrieran las puertas de los seminarios a jóvenes que abiertamente se declaraban homosexuales, con el pretexto de que el celibato evitaría su manifestación.

Evidentemente, este delito va mucho más allá del entorno religioso y se ha convertido en un mal generalizado en una sociedad cada vez más amoral. No obstante, es asombroso que en 2019 el Ministerio de Justicia español, presidido por la socialista Dolores Delgado, pidió a Fiscalía un informe "sobre el número y el estado de las diligencias abiertas actualmente sobre agresiones y abusos sexuales a menores cometidos en el seno de congregaciones, colegios o cualquier otra institución religiosa". Pero al toparse con las proporciones mencionadas en párrafos anteriores, el Ministerio publicó un informe en verano de 2019, que no aportaba datos y se limitaba a señalar como sospechosas las entidades eclesiales.

Para colmo, en febrero de 2022, la Sra. Dolores Delgado (que pasó de ministra a ser Fiscal General) volvió a pedir que cada fiscalía de España le informara de cuántos casos de abusos sexuales a menores se tramitaban relacionados con instituciones religiosas. Se supo que eran 68 casos, incluyendo algunos prescritos. La lamentable realidad es que la Fiscalía había tramitado 965 casos en 2017 y 1.091 en 2018 (no tengo cifras más recientes pero cabe suponer que hayan sido centenares de ellos en 2021/2022). 

Desde hace más de 30 años un sector predominante de la prensa habla insistentemente de los abusos en entornos católicos, mientras que los abusos en otros entornos apenas reciben alguna atención esporádica. Y no sólo en España, sino en el resto de Europa, en Estados Unidos y en el resto del mundo. Es también importante señalar que los motores de búsqueda como Google, Yahoo!, etc., tienden a ocultar o marginar sitios de la WEB donde se analicen más objetivamente estos argumentos. Si en cualquiera de ellos se busca el sitio mencionado escribiendo "e-christians", comprobaremos que no aparece en los resultados de la búsqueda.

No cabe duda que el crimen cometido por muchos sacerdotes, y hasta algún obispo, es horrendo y merece castigo con todo el peso de la ley. Sin embargo, es indignante que se enfoque con tanta saña a una sola institución cuando la enorme mayoría de los casos sucede en otros entornos donde no reciben la atención debida ni se les ofrece la protección necesaria a los menores que son víctimas potenciales. 

Es importante señalar que la Iglesia Católica es de de las pocas instituciones en todo el mundo que desde hace más de una década viene tomando medidas para subsanar, prevenir e indemnizar los casos que pueden producirse. No hay ninguna otra institución que haya abordado con tanta constancia e intensidad este problema. No lo han hecho las corporaciones profesionales dedicadas, por ejemplo, a la enseñanza o práctica deportiva, en las que son numerosos los casos de abuso. No lo han hecho los poderes públicos a pesar de que abundan los casos en los ámbitos de su responsabilidad. Ni siquiera lo ha hecho Naciones Unidas, una organización mundial sobre la que, no solo pesan abundantes denuncias de abusos, sino también de explotación sexual de menores a cargo de miembros que se encontraban en el ejercicio de misiones bajo la responsabilidad de esta Organización.

Estamos inundados de casos y hasta de países donde la pederastia se practica con inmunidad. Hay que enfrentar esta lacra mundial en todos sus frentes y no sólo en el reducido sector de las instituciones religiosas. Es una vergüenza para esta sociedad moderna cada vez más permisiva.
The following user(s) said Thank You: Dr. Federico R. Justiniani
Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaPedro S. CamposHéctor Caraballo
Powered by Kunena Forum