Menu
19/08/2022
A+ A A-
Welcome, Guest
Username: Password: Remember me

TOPIC:

¿De dónde surgió la idea del Belén de Navidad? 22 Mar 2022 18:07 #11923

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Gerardo E. Martínez-Solanas's Avatar
  • Offline
  • Posts: 731
  • Thank you received: 53
He leído un poco tarde este mensaje que revitaliza la tradición del nacimiento de Jesús, el Mesías, en un establo humilde de Belén y que sirve para reafirmar en los cristianos su fe en ese niño que acabaría transformando el mundo. Por eso felicito a Julio Shiling por recordarnos el papel inspirador que tuvo S. Francisco de Asís para promover esta tradición.

Efectivamente, S. Francisco vivió en una época en la que la corrupción contagió los círculos eclesiásticos, pero como señaló un contemporáneo, fue trascendente la predicación de los hermanos y hermanas franciscanos, "personas de ambos sexos, ricas y mundanas, que han renunciado a las posesiones y que, por amor a Cristo, han dado la espalda al mundo". En resumen, Francisco inició un renacimiento religioso que se extendió por toda Europa y posteriormente al resto del mundo.

Su humildad era proverbial y cuando la orden se extendió por toda Europa, Francisco decidió que no era la persona mejor calificada para continuar al frente de una gran organización, por lo que después de escribir una nueva Regla y su Testamento (en cierto sentido, sus últimos deseos), presentó su renuncia, instando a sus hermanos a mantener las normas primitivas que habían inspirado a la orden desde sus principios.

Fue en sus últimos años que Francisco popularizó el acontecimiento de Belén en vivo para resaltar la pobreza en la que nació Cristo. En 1224, en un retiro en la cima de una montaña, Francisco tuvo un encuentro místico que lo dejó con heridas sangrantes en los pies, las manos y el costado, el primer caso registrado de estigmas. Años después quedó ciego.

En sus últimos años compuso su famoso Cántico del Hermano Sol. De este poema, Francisco obtiene su merecida reputación como alguien que se deleitaba en la creación de Dios:
 Altísimo, omnipotente, buen Señor,
tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, corresponden,
y ningún hombre es digno de hacer de ti mención.

Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas,
especialmente el señor hermano sol,
el cual es día, y por el cual nos alumbras.

Y él es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las has formado luminosas y preciosas y bellas.

Loado seas, mi Señor, por el hermano viento,
y por el aire y el nublado y el sereno y todo tiempo,
por el cual a tus criaturas das sustento.

Loado seas, mi Señor, por la hermana agua,
la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta.

Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual alumbras la noche,
y él es bello y alegre y robusto y fuerte.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra,
la cual nos sustenta y gobierna,
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,
y soportan enfermedad y tribulación.

Bienaventurados aquellos que las soporten en paz,
porque por ti, Altísimo, coronados serán.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal!:
bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad,
porque la muerte segunda no les hará mal.

Load y bendecid a mi Señor,
y dadle gracias y servidle con gran humildad.

¿De dónde surgió la idea del Belén de Navidad? 24 Dec 2021 19:37 #11776

  • Julio M. Shiling
  • Julio M. Shiling's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Posts: 60
  • Thank you received: 5

Al celebrar este acontecimiento tan especial, que la humildad y la fortaleza magnánima de San Francisco nos guíe para mantener nuestro camino cada vez más cerca de Aquel a quien le debemos todo.


El Belén, la recreación en imágenes del nacimiento del Niño Jesús, es un elemento básico de la tradición cristiana en la época navideña. Esta idea y costumbre puede atribuirse a San Francisco de Asís, una de las figuras más influyentes del cristianismo, especialmente de la Iglesia Católica (Iglesia). Con un mundo principalmente analfabeto durante la mayor parte de la historia, el catolicismo ha subrayado la importancia de utilizar lo artístico para facilitar la comprensión de la doctrina, la observancia y la praxis religiosa.
 
San Francisco ha transformado la Iglesia y muchas de sus políticas de forma desconocida para un gran número de personas. El místico de Asís, por ejemplo, amplió el mensaje de humildad tras su experiencia en la Iglesia de San Damián, donde, mientras rezaba ante el crucifijo bizantino, Jesús se dirigió a él diciendo “Francisco, vete a reparar mi iglesia”. La necesidad de “reparar” no era para las condiciones físicas de la citada iglesia y monasterio de Asís, sino de la propia Iglesia.
 
Ya arraigado en su misión mística transformadora, San Francisco viajó a Roma en 1223, para pedir permiso al Papa Honorio III para celebrar la Navidad de una manera nueva. Se trataba de hacer algo “para encender la devoción” en la celebración del nacimiento de Cristo, como nos cuenta San Buenaventura en Vida de San Francisco (1263). El teólogo, filósofo y escritor del siglo XIII, miembro él mismo de la orden mendicante de los franciscanos que San Francisco fundó en 1209, ha sido perspicaz al relatar la conexión entre la Natividad y el gran santo de Asís. Otras obras autorizadas que coinciden con la documentación de San Buenaventura son la Vida de San Francisco de Asís del padre Cuthbert (1912). 
 
En consonancia con las descripciones que se encuentran en los Evangelios de Lucas y Mateo sobre el nacimiento del Santo Niño, su escenario y las circunstancias que lo rodean, San Francisco se propuso hacer una representación genuina de la Natividad en Greccio, un pequeño pueblo situado a unos 100 kilómetros al norte de Roma.
 
Esta primera recreación viviente contenía todos los elementos de autenticidad, un pequeño pesebre con la Sagrada Familia (el Niño Jesús, la Virgen María y San José), pastores, los Reyes Magos que visitaron al Niño Divino poco después de Su nacimiento y varios animales de corral. 
 
El relato de la Natividad creció exponencialmente en todo el mundo cristiano. El papa Nicolás IV, el primer papa franciscano, ordenó en 1291 un belén permanente en la Iglesia de Santa María la Mayor, el mayor santuario de Roma dedicado a la Virgen María. Santa Clara de Asís, fiel discípula de San Francisco, lo estableció en sus conventos. Los frailes franciscanos también propagaron esta costumbre más allá de las murallas de Asís y de la región de Umbría. Las figuritas de madera, porcelana y arcilla, así como los cuadros y adornos que representaban la Natividad, convirtieron el pesebre con el Santo Niño en el símbolo mismo de la Navidad. Se había inaugurado una nueva tradición. 
 
Es muy apropiado que San Francisco haya sido el que instituyó este factor seminal de la Navidad en nuestra cultura. Este humilde gigante de la Iglesia y de la humanidad ha ocupado también un lugar especial en los planes de Dios para sus hijos. Al celebrar este acontecimiento tan especial, que la humildad y la fortaleza magnánima de San Francisco nos guíe para mantener nuestro camino cada vez más cerca de Aquel a quien le debemos todo, incluida la fiesta de la Navidad.
The following user(s) said Thank You: Gerardo E. Martínez-Solanas
Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaPedro S. CamposHéctor Caraballo
Powered by Kunena Forum