Menu
22/01/2020
A+ A A-

BREVE HISTORIA DE CARDIJN

Una noche, en una pequeña ciudad en Halle, Bélgica, un joven muchacho llamado Joseph bajó sigiloso las escaleras a donde su madre y su padre estaban discutiendo sobre su futuro y, vacilante, les anunció que quería continuar con sus estudios y llegar a ser sacerdote. En los años siguientes él nunca olvidó la generosa respuesta y sacrificio que significó para ellos, como obreros que eran, el apoyar su vocación.

A la muerte de su padre en 1903, Joseph Cardijn, que se encontraba entonces en el seminario mayor, se comprometió aFoto: Cardenal Joseph CardijnFoto: Cardenal Joseph Cardijn dedicarse por completo al servicio de la clase obrera. Esta gratitud por la fe y generosidad de sus padres se unió al dolor que experimentó al ver el efecto de la vida obrera en sus amigos, que fueron directamente de la escuela a las fábricas, y de su sensibilidad por las condiciones lamentables de la vida obrera sufrida por los jóvenes trabajadores de su primera parroquia en Laeken, cerca de Bruselas, en 1912.

Cardijn era un hombre de acción, vivaz y lleno de energía. No esperaba a que los jóvenes fueran a él y, porque estaba atento a las realidades de la vida obrera y familiar, tampoco se sentaba en la parroquia lamentando la ausencia de jóvenes en la iglesia el domingo. Se mezclaba en las calles con lostrabajadores en su camino de retorno a casa y aprendía más y más sobre sus situaciones.

Pudo entonces crear pequeños “círculos de estudio” en los que, inicialmente, algunas chicas podían compartir sus experiencias y, en común, podían buscar respuestas a los retos que afrontaban en el trabajo, en el hogar, entre sus amistades y en sus barrios. Pronto loschicos también buscaron beneficiarse de esta experiencia y formaron sus propios grupos.

Aquellos años fueron un periodo de actividad y experimentación incesante. Cardijn no fue un mero teórico. Estaba siempre dispuesto a probar métodos nuevos una y otra vez hasta que se lograron resultado reales de formación.

La Primera Guerra Mundial no interrumpió sus esfuerzos aunque en dos ocasiones fue encarcelado por los alemanes por actividades patrióticas. Durante los varios meses que pasó en las celdas fue capaz de meditar sobre sus experiencias y de esbozar métodos prácticos de formación apostólica de jóvenes obreros.

Finalmente en 1924, junto con tres antiguos líderes de Laeken, Cardijn creó una organización que se dirigiría específicamente a las necesidades de los jóvenes obreros, el movimiento de la Juventud Obrera Cristiana.

La Segunda Guerra Mundial entorpeció el progreso de la JOC que se había extendido por toda Bélgica y muchos otros países de Europa. Cardijn fue de nuevo encarcelado por su oposición a la ideología nazi y dos de los primeros líderes murieron en campos de concentración.

Cuando la paz llegó finalmente a Europa, el desarrollo del movimiento se reanudó y en los años 50 se extendió por todo el mundo.

En 1957 el primer Equipo Internacional fueformado en el contexto de un encuentro internacional en Roma. Diez años más tarde -el 27 de julio de 1967- el fundador de la JOC, el ya Cardenal Joseph Cardijn moría a la edad de 84 años habiendo visitado el movimiento en cada continente.

(Tomado de Camino hacia la Responsabilidad, Manual de la JOC - Formación para militantes y responsables)

LABOREM

Voz del Movimiento de Trabajadores Cristianos de la Arquidiócesis de La Habana.

Año 19 No. 71, julio-septiembre de 2019.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Web: www.arquidiocesisdelahabana.org