Menu
22/03/2019
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

REPÚBLICA DOMINICANA: EJEMPLO DE SENSATEZ Y FLEXIBILIDAD

En días recientes nos hicimos eco de la denuncia de Agentes, Representantes y Productores Farmacéuticos (ARAPF),  la Industria Farmacéutica Dominicana (INFADOMI) y la Asociación Dominicana de Suministros de Medicinas (ADOSUME) sobre el alza del impuesto original del 3 al 18 por ciento dispuesto por la Dirección General de Aduanas a la importación de vitaminas, advirtiendo del impacto negativo que tendría en los precios de esos productos de salud de tan elevado consumo popular.

Dijimos entonces que las vitaminas estaban consideradas como medicamentos y debían seguir recibiendo el mismo tratamiento aplicado a estos, o sea, gravados con el impuesto del 3 por ciento.  Para ello sobraban razones.

Por un lado tal es la clasificación que les otorga el Ministerio de Salud Pública.   Y por otra parte, las vitaminas constituyen un complemento de salud, y en muchos casos, una necesidad indispensable para asegurar o  contribuir a  recuperar la misma, según se requiera. 

En tal sentido  mencionábamos varios de los más frecuentes casos específicos en que los médicos recomiendan y recetan la administración de vitaminas a los pacientes.  Algunos de tales: menores desnutridos o que muestran retardo en su normal desarrollo; mujeres embarazadas, antes y después del parto; personas de la tercera edad y ancianos; enfermos en proceso de restablecimiento.   La mención de estos ejemplos no es excluyente.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

El caso de Venezuela: soberanía nacional y no injerencia

Hay un concepto enfermizo de no injerencia en los asuntos internos de los Estados que es alentado con entusiasmo por los más feroces dictadores que plagan nuestro planeta, apoyados en un falso principio de soberanía nacional que no tiene en cuenta debidamente la fuente legítima de esa soberanía.

Debería estar claro a estas alturas de la historia que el concepto de soberanía nacional se aparta del derecho exclusivo de los gobernantes para establecerse en los derechos de los gobernados. Este concepto se remonta ya a más de dos siglos, cuando eran los monarcas quienes ostentaban la función de soberanos. Rousseau efectúa a fines del siglo XVIII un giro en la historia de la soberanía. Este giro consiste en hacer de la soberanía del pueblo una realidad, un acto, cuando anteriormente esta noción no representaba más que una potencialidad. Con Rousseau se pasa de una soberanía del pueblo virtual o potencial a una soberanía del pueblo como protagonista de sus actos.

Hay que señalar, sin embargo, que incluso antes de Rousseau la soberanía del pueblo era considerada como fundamento posible de la legitimidad del poder político, pero quedaba neutralizada por la potestad de los monarcas. A partir de Rousseau, la soberanía del pueblo proporciona la auténtica legitimidad y validez de la soberanía, tanto en relación con los términos del contrato social como con el concepto de voluntad general. El pueblo es el sujeto de esa voluntad general y también su objeto, por lo cual es el sujeto real y en acto de la soberanía: «... estando formado el cuerpo soberano por los particulares, no tiene ni puede tener interés contrario al de ellos; por consecuencia, la soberanía no tiene necesidad de dar ninguna garantía a los súbditos, porque es imposible que el cuerpo quiera perjudicar a sus miembros» (J.J. ROUSSEAU, El Contrato social, cap. VII). Es decir, el gobierno no otorga derechos sino que se limita a defender los derechos inalienables del pueblo en la administración del Estado y la metáfora ilustra que es el cuerpo con todos sus miembros el que ostenta la soberanía y la cabeza sólo lo dirige.

Los autoritarismos y totalitarismos modernos tergiversan los conceptos para regresar a la época monárquica, ostentando una "soberanía nacional" que implica un principio de "no injerencia" en los "asuntos internos" presuntamente dirigidos por el nuevo gobierno "soberano".

La intervención militar en Libia, autorizada por las Naciones Unidas en 2011 estableció un precedente justificatorio de injerencia en los asuntos internos de un Estado fallido donde se están cometiendo graves actos de lesa humanidad. El 26 de febrero de ese año el Consejo de Seguridad impuso sanciones no militares a Libia (Res. 1970). Al cabo de cuatro días, la Asamblea General expulsó a Libia del Consejo de Derechos Humanos. En menos de un mes, el 17 de marzo, el Consejo de Seguridad amplió e intensificó sus sanciones (Res. 1973) imponiendo sanciones militares. Consiguientemente, el 18 de marzo, una «coalición internacional», liderada por Francia y de la que formaron parte Estados Unidos y el Reino Unido dio comienzo a la operación 'Odisea al amanecer' contra las fuerzas armadas de Gadafi.

¿Qué es lo que impide una acción similar en Venezuela, un Estado fallido martirizado por un cruel dictador? 

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

¿Después del referendo qué?

Pese al carácter tendencioso de los resultados oficiales, la consulta electoral efectuada en Cuba el pasado domingo ofrece elementos de gran interés

LA HABANA, Cuba. -Una semana después del referendo constitucional del 24 de febrero, se pueden analizar con mayor tranquilidad y fundamento los resultados de un proceso que, en mi opinión, dejo varios aspectos dignos de resaltar.

Como ya ha señalado la prensa independiente, las tramposas ventajas del “Sí” se pusieron de manifiesto en la propaganda desaforada que, violando sus propias leyes, mantuvo el régimen en medios masivos, vallas, ómnibus y todo tipo de lugares públicos. También en los centros de votación se exhibían carteles de apoyo a la opción afirmativa y se persiguió, de diversos modos, a los activistas prodemocráticos que concurrieron a monitorear el conteo de las boletas.

Una amena crónica de Yoani Sánchez nos narra lo que ella denomina “una inolvidable experiencia como ciudadana, electora y periodista”. En el “acto de repudio” sufrido por la talentosa colega hubo de todo, como en botica. ¡Hasta un huevo “quizás tirado desde un balcón”! Por supuesto, sólo un miserable es capaz de perpetrar, por razones políticas, una bajeza como ésa (máxime tratándose de una dama), pero debo reconocer que no sé si a ese canalla debo calificarlo como “abnegado” o como “abyecto”: Hay que tener una u otra cualidad (¡y en grado superlativo!) para desprenderse de esa postura de ave en estos tiempos en que la carestía y la penuria se agudizan gracias al socialismo indigente e insostenible.

Las denuncias de fraude no se han hecho esperar. El compatriota Pedro Campos invoca datos tomados de unos doscientos colegios electorales de casi todas las provincias para fundamentar los alegatos que hace en ese sentido. Según la tabla que dio a conocer, los votos por el “Sí” en ese muestreo apenas habrían alcanzado el 36% del total emitido.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

REPÚBLICA DOMINICANA, EDUCACIÓN: BAJO LA ESPADA DE DAMOCLES

La puesta en vigencia de la ley que dispone la entrega de un cuatro por ciento del PIB para la educación después de un amplio movimiento cívico de demanda, generó las mas promisorias expectativas de cambios sustanciales en el modelo educativo nacional. 

Hasta ese momento todos los esfuerzos desplegados en ese sentido no habían logrado elevar la calidad de la enseñanza en el país, puesta en evidencia en las mediciones regionales, donde de manera persistente quedamos relegados al último lugar de retaguardia.

Entre los argumentos más utilizados para justificar el persistente fracaso docente, el más apelado era la insuficiente destinación de recursos para el sector educativo con su secuela de carencia de aulas  y falta de materiales escolares, y consiguiente elevado nivel de ausentismo escolar así como frecuente paralización de clases debido a las huelgas de maestros en reclamo de mejores salarios, entre otros males.

La exitosa culminación de la campaña cívica y el cuatro por ciento consignado en el presupuesto trajo de la mano el Pacto Educativo.  Como primera prioridad se planteó la necesidad de llevar adelante un amplio programa de construcción de nuevas aulas y reparación de las existentes.    Y a renglón seguido, consignado de manera expresa en su segundo artículo, el compromiso, que se entendía sagrado, de no perder un solo día de clases.

Lamentablemente no ha ocurrido así.  En la práctica ha distado de respetarse la vigencia de ese compromiso.  Hoy tenemos muchas más aulas, los maestros han recibido aumentos sucesivos de sueldos e incentivos que superan los que reciben quienes realizan la misma labor en el sector privado. Los estudiantes reciben uniformes, materiales de estudio y desayuno escolar, al que se agregan el almuerzo y la merienda en la Tanda Extendida que ya cubre un amplio porcentaje de la matrícula escolar dentro de un amplio programa que resta presión a la economía de cientos de miles de familias de bajos ingresos, si bien  todavía requiere del debido aprovechamiento docente del tiempo extra.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

Donde hay desquite, no hay agravio

El gobierno de Donald Trump mantiene su presión sobre los regímenes antidemocráticos de América Latina

LA HABANA, Cuba.- El surgimiento de tensiones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos data de 1959, el mismo año de la trepa al poder de Fidel Castro y su cuadrilla de guerrilleros triunfantes. La propaganda oficialista de La Habana ha querido hacer ver que el desencuentro se originó en la renuencia de Washington a aceptar las justas medidas de beneficio popular dictadas por el “Gobierno Revolucionario”. La historia nos enseña otra cosa.

Cuando aún se encontraba en la Sierra Maestra, el “Comandante en Jefe”, en carta a su íntima colaboradora Celia Sánchez, confesó que, según vislumbraba, su verdadera misión empezaría después del triunfo insurreccional. Ésta consistiría en luchar contra el gobierno norteamericano.

En esa cruzada, que en verdad él inició y mantuvo, el subversivo devenido jefe de gobierno embarcó al pueblo cubano durante decenios, e hipotecó las posibilidades de desarrollar la Isla. No vaciló en establecer relaciones cordialísimas con el archienemigo estratégico de su vecino: la Unión Soviética. De manera unipersonal autorizó a Moscú a instalar proyectiles balísticos en Cuba. Esto estuvo a punto de provocar una Tercera Guerra Mundial, en la que nuestra patria habría sido barrida del mapa.

Pese a esas consecuencias harto adversas, hay que reconocer que ese antiamericanismo a ultranza rindió grandes réditos a ese hijo de Birán. Él se convirtió, para los envidiosos y resentidos de toda laya, que miran con antipatía hacia los Estados Unidos, en un ejemplo a seguir, en un modelo a imitar. Esa abundante clientela política fue la que, durante su prolongadísima estancia en el poder, le prestó ayuda de todo tipo y perdonó todas las arbitrariedades que cometió contra quienes se le oponían.

Reza una conocida frase que “amor con amor se paga”. Lo mismo sucede con el odio. Por supuesto que lo único que cabía esperar era que los ataques constantes contra el gran vecino del Norte fueran respondidos por éste con contramedidas similares.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...