Menu
27/06/2022
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

Los nuevos intelectuales y billonarios comunistas

 A finales de los años 60, siendo estudiantes en el Tec. de Monterrey, dos amigos y yo alegremente nos dirigíamos a nuestra tierra a pasar las vacaciones de Navidad siguiendo en auto la ruta de siempre. De Monterrey a Laredo para luego tomar la carretera que, a través de Texas, Nuevo México y Arizona, bordeaba la línea divisoria entre los dos países hasta llegar a Nogales y penetrar Sonora.

El primer día de jornada anochecía cuando llegamos a un pueblo de Texas. Ahí decidíamos hacer una parada para cenar y escogimos un restaurant que nos pareció agradable. Tomamos una mesa y fue cuando nos dimos cuenta de un gran letrero que rezaba: “No se admite negros ni mexicanos”. Pero lejos de sentirnos ofendidos o temerosos nos provocaba una risa incontrolable. Mis dos compañeros, curiosamente, ambos cargaban el sobrenombre de “chino”. Uno de ellos riendo me dice: “No hay problema, tu pareces gringo y no dice nada de los chinos”. Ordenamos y luego de consumir la cena nos retiramos sin incidentes.

Peso migratorioSin embargo, el evento nos había causado una multitud de sentimientos encontrados ante este fenómeno desconocido para nosotros. Pero, sin abandonar nuestra actitud de tomar a broma algo que nos parecía despreciable, iniciamos los comentarios. ¿Cómo era posible que en el país más desarrollado del mundo todavía existiera algo tan vil? Pero el futuro nos mostraría situaciones aún más viles atentando contra todo lo que representaba para nosotros una sociedad libre, desarrollada, moral, que supuestamente había ya abandonado las cavernas. Continuando con la broma comentábamos que habíamos pasado “el corte”. Término usado por los ganaderos al referirse a los becerros que los compradores gringos desechaban por no cumplir con la calidad de exportación, y nos seguíamos riendo pues al no ser rechazados podíamos libremente pastar en estos potreros.

Read more ...

LUEGO DE LA IX CUMBRE LATINOAMERICA NAVEGA SIN NORTE FRANCO

Para el evento continental no tuvo la importancia pretendida el alboroto de los ausentes, como tampoco el significado de sus presencias, cuyo aporte solo hubiera sido el ritornelo de los discursos de los presidentes de Argentina o de Chile, quienes lamentablemente acudieron en defensa de las impresentables dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela, aun cuando estas ahogan en sangre y cárcel a sus opositores y condenan a la miseria a millones de sus pobladores, obligados a huir despavoridos de sus países para optar a una vida digna en otras latitudes.

Lo incomprensible del drama latinoamericano es que en pleno siglo XXI una mayoría del actual liderazgo político, continúe regodeándose en el discurso de la Guerra Fría, agotado hasta la saciedad en los encuentros de UNASUR, CELAC, ALBA, ante un continente con la mayor desigualdad social del planeta, cuyo argumento fundamental para justificarse en el poder es "culpar al imperialismo" de la miseria humana, que caracteriza sus maltrechas economías producto de sus desvaríos ideológicos.

Ante la IX Cumbre de las Américas, nuestro continente demostró su falta de voz colectiva, sin estrategias de despegue económico y ausencia de políticas que la conecten con la realidad global, orientada a la defensa del medio ambiente y el cambio climático, las nuevas alternativas de energía, la superación de la pandemia. El resultado exiguo del evento lo demostró la firma de un acuerdo central alrededor de las migraciones, entre tanto las carencias de políticas de desarrollo económico y social serán objetivo para una oportunidad indefinida en el tiempo.

Ello no impidió que en la Cumbre de las Américas se dejara claro que tenemos todavía materia prima para aportarle al mundo. El cambio climático, la protección de la biodiversidad y la transición energética son ejemplos muy ilustrativos en cuanto a nuestras capacidades e incidencia global de la región. “Tenemos el 60% de la biodiversidad del planeta, el 25% de los bosques tropicales, el 28% de la tierra con potencial para la agricultura, el 20% de la capacidad hidroeléctrica mundial (Brasil es el segundo mayor productor del planeta), y hasta el momento solo hemos desarrollado el 23% de nuestro potencial hidroeléctrico”. (El País, 11/06/2022)

Read more ...

¿NOS MERECEMOS ESTO?

Llevo varios días con un sufrimiento interno, de esos que te desvelan y que por más que quieres callar, no puedes… Hace casi dos semanas falleció una persona querida por muchos de nosotros y, además del dolor por la pérdida, y su ausencia que se sentirá mucho, sobre todo para las personas a las que ella entregó su ser y hacer, me sorprendí, con dolor, por el ataúd que, aunque no es el primero que veo en condiciones horribles, sí es posiblemente el peor que he visto en toda mi vida. Era algo así como un pallet de madera, donde hay una tablita sí y otra no, forrado con la tela que ya todos conocemos, sin el cartón del fondo. ¿Cuál es mi dolor? Ver cómo la tela de abajo se soltó y colgaba como si nada pasara. Yo solo miraba y me hacía la pregunta con la que empiezo este compartir: ¿Nos merecemos esto?

No fue suficiente esa escena, sino que al ir acompañando el entierro detuve mi mirada en más de una tumba abandonada, y las descubría llenas de basura, sí, basura de la que barren y la tiran ahí. Y claro, de nuevo caigo sorprendida de mi reacción y me pregunté: ¿Qué es lo raro? ¿De qué te sorprendes? Y me respondí: NO NOS MERECEMOS ESTO. No podemos seguir acostumbrándonos a lo mal hecho, a que nadie es responsable, a que esto es lo que nos tocó, a que esto no tiene cambio ni habrá quién lo cambie, lo cual es peor aún. No, no podemos seguir dejando que el tiempo pase sin expresar una y otra vez que esto no es lo normal. No es normal que la vida a este pueblo se le esté yendo en las colas buscando qué poner en la mesa. No es normal vivir con tediosos y largos apagones en los que se echan a perder los escasos alimentos que se compran, no se puede descansar y, aun así, al día siguiente hay que volver a empezar… NO NOS MERECEMOS ESTO. Y no hablo de lujos, hablo de lo que es normal, de lo que es alcanzable. Tenemos todo el derecho a vivir bien, que este sea un lugar en el que cada trabajador, con el salario que perciba como fruto del sudor de su frente y el esfuerzo de sus brazos, pueda vivir dignamente y mantener a su familia.

No nos merecemos que, por decir verdades, quien quiera que las diga, se le difame, se le cite a una estación de policía, se adentren sin su permiso en su vida personal y lo desacrediten públicamente, haciendo creer, o lo que es peor, queriendo tapar las deficiencias del sistema, acusando el modo de vivir de aquella persona que simplemente se agotó y dijo con libertad su verdad, porque es la suya. Pero es tan evidente, que es la de tantos… Como si levantar la voz, reclamar, decir que es inaguantable este modo de vivir no fuera el derecho de cada ser humano.

Read more ...

Legal Consequences of Russia’s War of Aggression

Recent history reveals the need for the adherence of all nations
to a new international security framework.

César ChelalaRussia’s war of aggression against Ukraine and its intervention into that country’s internal affairs constitute serious breaches of international law.

The eloquent statement about aggression from Nuremberg

According to the International Military Tribunal at Nuremberg, “War is essentially an evil thing. Its consequences are not confined to the belligerent states alone but affect the whole world…

To initiate a war of aggression, therefore, is not only an international crime; it is the supreme international crime differing only from other war crimes in that it contains within itself the accumulated evil of the whole.”

The International Criminal Court, more and more relevant

The Rome Statute of the International Criminal Court states that the crime of aggression is one of the “most serious crimes of concern to the international community,” and provides that the crime falls within the jurisdiction of the International Criminal Court (ICC).

As of November 2019, 123 states are parties to the Statute of the Court. Four of these signatory states – the United States, Russia, Israel, and Sudan — have informed the United Nations Secretary-General that they no longer intend to abide by the laws of the Statute.

Those four nations therefore claim to have no legal obligations arising from their signature.

Starvation tactics violate the Geneva Convention of 1949

Read more ...

ANTE LA NOVENA CUMBRE DE LAS AMERICAS, QUO VADIS AMERICA LATINA

La cita continental organizada por el Gobierno de EEUU bajo la gestión de Joe Biden, ofrece el escenario para la discusión de los grandes temas que afectan al planeta, como lo señala la Agenda de la Cumbre contenida bajo los siguientes puntos: 1- Resiliencia contra la pandemia 2- Cambio climático 3- La democracia del gobierno 4- La aproximación digital 5- La recuperación económica.

Es evidente que, en los debates de los jefes de estado asistentes al evento, estará presente las consecuencias de la guerra en Ucrania para nuestra región, especialmente el aumento de los precios de la energía y los alimentos, como lo indicó el 06/06/2022 el Informe Económico publicado por la CEPAL, cuyo contenido indica se elevará la pobreza de Latinoamérica y el Caribe al 33,7 % y la pobreza extrema 14,9 % este año, lo que se traduce en un aumento del 1,6% y 1,1% respectivamente con respecto a 2021.

Dicho informe profundiza la realidad latinoamericana al señalar que, “tras la expansión económica de 2021 (6,3%), la región alcanzará este año un crecimiento anual promedio de 1,8%, una cifra que la ubica en el lento patrón de crecimiento registrado entre 2014 y 2019”, lo cual resume un complicado escenario derivado de un decenio de crisis acumuladas, como la crisis financiera internacional, las tensiones económicas entre Estados Unidos y China, y la pandemia.

Estos indicadores económicos lapidarios han impactado de forma descomunal el caudal migratorio, el cual se ha multiplicado luego de la pandemia con la movilización de millones de migrantes que aspiran ingresar primordialmente a EEUU y a Canadá en segundo lugar, en procura del “sueño americano” cada día más limitado a alcanzar, cuya realidad deberá ser un tema obligatorio de este importante evento continental.

Read more ...