Logo

"Me mataron a mi hija", denuncia la madre de una niña fallecida después de una vacunación en Cuba

View Comments

El Ministerio de Salud Pública tardó tres días en informar sobre la muerte de la menor y las complicaciones de salud de otros cuatro.

La denuncia de Yaima Caballero Peralta es dura, durísima. "Me mataron a mi hija". Así lo denunció durante todo el día de ayer en las redes sociales. "Ayer me pasé de las 24 horas que tiene el día, 23 haciendo denuncias y ahora necesito un descanso", dice a 14ymedio este sábado a través de la línea telefónica.Imagen: La menor Paloma Domínguez Caballero .Foto: cortesíaImagen: La menor Paloma Domínguez Caballero .Foto: cortesía

Su relato es desolador. El pasado lunes, 7 de octubre, llevó a su hija Paloma Domínguez Caballero a vacunarse en Alamar, en la periferia de La Habana, sin imaginar que con eso comenzaba una pesadilla que todavía no termina.

"Acudí con mi niña de un año a ponerle la vacuna que le aplican a todos los niños de esa edad que se llama PRS [contra papera, rubéola y sarampión ] al policlínico de mi área que se llama Enrique Betancourt Neninger. Antes de hacer esto siempre la doctora de la familia la examina y determina si la bebé está en condiciones de recibir esta vacuna porque tiene que estar completamente saludable para poder aplicarla porque ellos si son muy estrictos en estos casos para que no haya ninguna reacción adversa", narró la madre a este diario.

Explicó que después de ese examen físico la doctora pudo determinar que la niña estaba "totalmente sana" y le dan la autorización para ponerle la vacuna."Más o menos sobre las 10 de la mañana fue aplicada y luego de dos horas comenzó la pesadilla. Tuvo su primer vómito a las 12 del día y luego otro y otro, me asusté y llamé a una doctora amiga que me recomendó ir al policlínico a que le pusieran gravinol para aliviar estos síntomas", detalló.

Cuando llegó al policlínico ya los vómitos estaban disminuyendo pero cuenta que la piel de la niña "comenzó a ponerse un poco colorada" y decidió irse por sus medios, sin ser remitida, para el hospital Luis Díaz Soto, conocido como "El Naval".

Enlace al artículo completo: 14ymedio

© Democracia Participativa / Participatory Democracy